Deba recaba en Europa apoyos para la cueva de Praileaitz

EA ha hecho bandera de la cueva prehistórica de Praileaitz y su entorno, en Deba, y ha llevado el debate sobre su protección hasta Bruselas. Invitados por el eurodiputado de esta formación, Mikel Irujo, distintos colectivos, organizaciones y asociaciones europeas que trabajan en el ámbito de la arqueología, entre ellas Aranzadi, se reunirán mañana en el Parlamento europeo. Su objetivo es crear una red que defienda la importancia de los yacimientos arqueológicos para el patrimonio cultural y advierta del peligro que pueden correr algunos, como el de Praileaitz, según informaron fuentes del citado partido.

En esta primera cita estarán presentes el alcalde de Deba, Jesús María Agirrezabala, de EA, así como Onintza Lasa, quien acudirá como secretaria de Euskera, Educación y Cultura de esta formación, pero que es también la presidenta de la Comisión de Educación y Cultura del Parlamento vasco.

Durante el encuentro está prevista la aprobación de una declaración que subraye el interés cultural de los yacimientos prehistóricos y alerte del riesgo que corren ciertos espacios. Aquí es donde se notará la mano de EA, que llevará al papel la situación tanto de la cueva de Praileaitz, en la que se han hallado pinturas rupestres que podrían remontarse a hace 18.000 años, como de su entorno. Este espacio está enclavado en medio de una cantera que, de seguir su actividad, podría desnaturalizar y destruir el entorno de la gruta.

Academia de la Historia

El Departamento de Cultura considera la cueva monumento con la categoría de Bien Cultural Calificado. Divide la zona en cinco áreas con distintos grados de seguridad y permite que continúe la actividad de la cantera con voladuras, siempre que se mantenga una distancia mínima de cien metros respecto a la sala de pinturas. La consejera, la peneuvista Miren Azkarate, sostiene que esas pinturas se hallan "debidamente protegidas".

Pero el PNV se ha quedado solo. El resto de los grupos parlamentarios, incluidos sus socios de gobierno (EA y EB), exigen que se modifique el actual decreto de protección para preservar también la ladera paralela al meandro del río. Y piden además paralizar cautelarmente la actividad de la cantera. El Gobierno, de momento, ha hecho caso omiso a estas reivindicaciones. Unas peticiones que han respaldado mediante un escrito 361 científicos prehistoriadores y arqueólogos, a los que ahora se suma la Real Academia de la Historia.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS