Así se orientan las mariposas monarca

Millones de mariposas monarca de Norteamérica vuelan conjuntamente una vez al año miles de kilómetros hacia una pequeña zona boscosa del centro de México y cómo lo hacen ha sido hasta hace muy poco un misterio que ha cautivado la imaginación humana. Poco a poco, en las dos últimas décadas, los científicos han conseguido desentrañar el misterio de la masiva y espectacular migración, que tiene una base biológica y está dirigida por un complejo mecanismo molecular en un pequeño conjunto de células en el cerebro de la mariposa.

La última clave, el funcionamiento en detalle del reloj circadiano -que mide el ritmo día / noche y dirige el ciclo sueño / actividad-, de la mariposa monarca, la desvelan ahora los científicos dirigidos por Steven M. Reppert, de la Universidad de Massachusetts. Reppert ha sido un pionero en este tema y ya había demostrado que las mariposas utilizan una brújula solar compensada en el tiempo y datos de la luz del día como ayuda a la navegación. La compensación en el tiempo la proporciona el reloj circadiano, que permite a la mariposa corregir continuamente su dirección de vuelo para mantener un rumbo constante a pesar de que el Sol varíe de posición en el cielo.

Reppert y sus compañeros han identificado ahora un gen nuevo del reloj circadiano que supone un avance en el conocimiento de la evolución de estos relojes en general, informa la revista Plos Biology, donde se publica uno de los nuevos trabajos.

El reloj circadiano funciona básicamente como un lazo en el que las proteínas se crean y destruyen en un ciclo que tarda unas 24 horas en completarse. El mecanismo de las mariposas es único entre los insectos estudiados hasta ahora y funciona de forma más parecida al de los mamíferos que al de otros insectos como la mosca. Se basa en una molécula que permite el acceso de la luz a las células que tienen el reloj circadiano, y en otra, nueva, que es la que mantiene el mecanismo de realimentación en forma de lazo. Esta última parece tener también un papel esencial de enlace entre el reloj y la brújula solar.

UNA MARIPOSA MONARCA.
UNA MARIPOSA MONARCA.

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 22 de enero de 2008.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50