Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
El futuro de los Balcanes

La UE anulará la exigencia de visado a los serbios

Serge Brammertz reemplaza a Carla del Ponte en el tribunal de La Haya

La UE vota por Boris Tadic en las presidenciales serbias y para favorecer su candidatura pretendía ofrecer a Serbia el próximo día 28, entre las dos vueltas electorales, la firma del Acuerdo de Asociación y Estabilización, paso previo a la apertura de negociaciones para la integración. La tajante negativa de Holanda a ese crucial gesto de flexibilización ante Belgrado mientras siga en libertad Ratko Mladic, en busca y captura por la matanza de Srebrenica, ha llevado a la Comisión a plantear una alternativa para sostener los ánimos prooccidentales. Bruselas ofrecerá a los serbios acceso a territorio comunitario sin visado.

El nuevo fiscal irá a Belgrado a evaluar la cooperación en la captura de Mladic

El nuevo fiscal general del Tribunal Penal Internacional para la Antigua Yugoslavia, Serge Brammertz, visitó ayer Bruselas para presentarse oficialmente ante Javier Solana; ante el comisario de la Ampliación, Olli Rehn, y ante el ministro belga de Exteriores, Karel de Gucht. Con todos ellos pasó revista a la situación y les hizo saber que, sin experiencia previa en el tribunal y sin haber tenido tiempo para conocer a fondo los casos, seguía vigente la evaluación que sobre la colaboración de Serbia con el tribunal hizo Carla del Ponte, su predecesora. Del Ponte se marchó dejando claro que no sólo Serbia no cooperaba como debiera, sino que estaba más fría que antes.

El entendimiento entre Belgrado y el Tribunal es una de las condiciones impuestas por la Unión para tender la mano a Serbia, circunstancia que la mayoría de los países estaban dispuestos a considerar con cierta transigencia de no ser por la firmeza de Holanda. El ministro holandés de Exteriores, Maxime Verhagen, ha dejado claro que "Mladic debe estar en La Haya; sin cooperación no hay firma". Bélgica secunda esta posición, en la que hay un deseo de lavar el complejo de culpa holandés por la matanza de Srebrenica, producida en 1995 en una localidad cuya seguridad dependía de los soldados holandeses. "Sería una segunda traición", comenta un analista holandés.

Como el Acuerdo de Asociación y Estabilización debe aprobarse por unanimidad, el veto de Países Bajos y de Bélgica obliga a aplazar indefinidamente la firma. Brammertz dejó entender ayer que hasta la segunda mitad de febrero no viajará a Serbia para evaluar la cooperación de Belgrado.

Como alternativa edulcorante ante las elecciones, la Comisión se propone acelerar la puesta en marcha del plan de eliminar los visados para el acceso de los serbios a la Unión, una de las principales demandas populares en el país balcánico mientras llega la hora de que Serbia sea miembro de la UE. Las conversaciones con Serbia sobre los visados comenzarán este mismo mes, antes que con los otros países de la región.

A ojos de la UE estos comicios colocan a Serbia "en una encrucijada", según la ministra austriaca de Exteriores, Ursula Plassnik, partidaria de ayudar al acercamiento de Belgrado a Bruselas. "Los serbios tienen una elección, continuar por el camino de la convergencia europea o aislarse del resto de Europa".

El último fiscal

Serge Brammertz, belga de 46 años, asumió el pasado día 1 sus funciones como cuarto fiscal jefe de Tribunal Penal Internacional para la Antigua Yugoslavia. Será el último de la serie, ya que el tribunal debe concluir su trabajo el 31 de diciembre de 2010. A Brammertz le precedió la apasionada suiza Carla del Ponte, nueva embajadora helvética en Argentina, quien durante ocho años fue la viva encarnación de la lucha contra los genocidas balcánicos.

Brammetrz está en las antípodas mediáticas de Del Ponte. "No debe uno tomarse los casos como algo personal", declaró recientemente el nuevo fiscal, distanciándose de la estrategia de la suiza, para quien los focos eran un instrumento más de trabajo.

Con su nuevo cargo, el fiscal pone la guinda a una carrera que le vio antes llegar a la cúspide en Bélgica como fiscal federal, donde trató, entre otros casos, el del pederasta Marc Dutroux. De Bruselas pasó a fiscal adjunto en la Corte Penal Internacional. En 2006 Brammetrz fue colocado por Kofi Annan, ex secretario general de la ONU, al frente de la investigación sobre el asesinato del primer ministro libanés Rafic Hariri.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 19 de enero de 2008

Más información