Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

¿Mal fario o imprudencia?

Aunque todavía es pronto para hablar de responsabilidades, todo el mundo en A Coruña se pregunta por qué se le permitió al pesquero Cordeiro soltar los cabos de amarre y echarse hacia la mar en vistas de un temporal. Un fallecido y cuatro tripulantes desaparecidos necesitan de un porqué. Antiguamente, las capitanías de zona eran las responsables de cerrar los puertos y de no dejar partir a ningún barco si veían que era inviable navegar, pero ahora ya no. Si quieres salir a faenar, allá tú, echas los dados y sales, es tu vida y tu trabajo, tu viuda y tus huérfanos los que vas a dejar. Los armadores y los patrones aprietan a veces a su tripulación para salir a la mar haga el tiempo que haga: el negocio pesquero va mal. Pero en esta crisis tiene mucho que ver lo poco que se les paga por las cargas de pescados que traen hacia los muelles, cuando luego en los mercados suben de precio un 400% de más. Entonces, ¿de quién es realmente la responsabilidad.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 18 de enero de 2008