Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:Éxito español y jaque a la industria del cine

Bardem viaja en Globo de Oro

Su trabajo en la película 'No es país para viejos', de los Coen, le acerca al Oscar

Con o sin huelga, la 65ª edición de los Globos de Oro dejó claro en la madrugada del domingo que Javier Bardem es el terror de Hollywood. Su trabajo como Anton Chigurh en No es país para viejos se ganó un nuevo premio, esta vez el de la Asociación de la Prensa Extranjera en Hollywood, como mejor actor de reparto, galardón que le sitúa un paso más cerca del Oscar. Así se dejó notar en el salón de actos del hotel Beverly Hilton, donde, como todos los años, se anunciaron los ganadores. Aunque en esta ocasión sin estatuillas que entregar ni estrellas que ofrecer sus discursos de agradecimiento.

La gala se quedó en una corta rueda de prensa por culpa de la huelga

Julian Schnabel, mejor director por 'La escafandra y la mariposa'

La huelga de guionistas que afecta a la industria cinematográfica en EE UU desde el pasado noviembre forzó la cancelación del acto convirtiendo la considerada "gran fiesta del cine" en una rueda de prensa de apenas 30 minutos con los periodistas como únicos protagonistas. En total, más de medio centenar de televisiones de todo el mundo y otros 125 representantes de medios escritos sustituyeron el habitual desfile de estrellas en una gala en la que los periodistas acabaron entrevistando a otros periodistas, a falta de otras reacciones ante los galardones. Al menos, con Bardem la reacción de los presentes fue unánime. "El tipo más terrorífico que he visto en una película", aseguró justo antes de pronunciar el nombre del actor canario el locutor de la CNN Jim Moret, uno de los seis reporteros de la televisión estadounidense seleccionados para anunciar la lista de ganadores en esta edición de los Globos de Oro una vez que el Sindicato de Actores dejó clara su intención de respetar la huelga de guionistas e instruir a sus miembros -por regla general cualquier actor que quiera trabajar en Hollywood- que no cruzaran los piquetes.

Sólo otro nombre fue recibido con tanta seguridad como el de Bardem en un año sin claros favoritos en esta temporada de premios. Fue el de Daniel Day Lewis por su magistral trabajo en Pozos de ambición, filme por el que la crítica ya está segura de que el intérprete británico recibirá, no sólo la cuarta candidatura al Oscar de su carrera, sino su segunda estatuilla como mejor actor. Mucho más abierto está el puesto para mejor actriz dramática, que ganó Julie Christie con Lejos de ella.

El mejor drama del año resultó ser Expiación, filme romántico recibido en EE UU con críticas muy irregulares y que consiguió, de sus siete candidaturas al Globo de Oro, materializar dos (también se llevó la mejor banda sonora) frente a otros candidatos mucho más violentos y mejor considerados en prensa como No es país para viejos, Promesas del Este o Pozos de ambición.

Sin embargo, este gusto más light de la HFPA desapareció en la categoría de mejor comedia o musical, donde los Globos de Oro prefirieron la sangrienta obra de Tim Burton, por primera vez al frente de una obra musical con la adaptación a la pantalla del Sweeney Todd, de Stephen Sondheim. Este mismo filme también obtuvo el premio para Johnny Depp como mejor intérprete de comedia o musical, mientras que la mejor actriz en este apartado fue Marion Cotillard por su retrato de Edith Piaf en La vida en rosa.

Aunque parecía cantada, la victoria de la actriz francesa no deja de ser un hito en la historia de estos galardones, que hasta la fecha tan sólo han premiado a cuatro intérpretes extranjeros (Liv Ullman, Anouk Aimée, Alberto Sordi y Marcello Mastroianni). Lo mismo ocurrió con la victoria de Julian Schnabel como mejor director por La escafandra y la mariposa, coproducción franco-estadounidense que obtuvo también el premio a la mejor cinta en lengua extranjera. Se trata de la segunda vez en la historia de estos premios en la que una producción en lengua no inglesa recibe el galardón para su director, hito que marcó Ang Lee con su Tigre y dragón.

Sin embargo, ni el español Alberto Iglesias se llevó el premio a la mejor banda sonora por The kite runner ni la colombiana Shakira obtuvo el de mejor canción por su trabajo en Amor en tiempos de cólera (premio que fue para Eddie Vedder por su labor en Hacia rutas salvajes).

En total, los Globos de Oro dejaron su brillo muy repartido con dos estatuillas por cabeza para Expiación, La escafandra y la mariposa, Sweeney Todd y No es país para viejos, película que además del premio para Bardem obtuvo el oro en el apartado de mejor guión para sus realizadores, los hermanos Ethan y Joel Coen.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 15 de enero de 2008