Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un distrito de Roma aprueba una ruta escolar sólo para gitanos

El pleno de un distrito municipal de Roma ha aprobado una moción presentada por el partido Refundación Comunista en la que se pide al concejal para las escuelas que se separen a los niños gitanos en los autobuses escolares, debido a enfrentamientos registrados en los últimos días. La moción fue aprobada con los votos de los gubernamentales Refundación Comunista e Izquierda Democrática (SD) y del centro derecha, mientras que el Partido Demócrata (PD), el más importante de la coalición en el poder, votó en contra.

El caso ha ocurrido en el distrito VII de Roma, uno de los tradicionales feudos comunistas de la capital italiana -que engloba los barrios obreros de casas populares de Centocelle, Prenestino, Quarticciolo, Alessandrino y la Rustica- y ha levantado una fuerte polémica, tal como se podía esperar. "Pensaba que estábamos en la época de incluir y no de excluir. No podemos volver a los tiempos de Rosa Louise Parks", ha afirmado la concejala Maria Coscia, del PD.

Rosa Louise Parks fue una activista estadounidense 1913-2005) que protagonizó un hecho que pasaría a la historia. En 1955, en plena época segregacionista, esta humilde mujer negra nacida en Alabama, se negó a ceder su asiento en el autobús a un viajero blanco. El conductor llamó a la policía y Parks fue detenida y obligada a pagar una multa.

Marcha atrás

El responsable de los concejales del PD en el Ayuntamiento de Roma, Pino Bataglia, pidió hoy a Refundación Comunista y al SD que dieran marcha atrás, tras señalar que ese voto "no es sólo profundamente incoherente, sino también una preocupante señal de confusión sobre los valores fundamentales que nos deben unir". Bataglia subrayó su negativa a la discriminación de los niños.

La moción fue aprobada después de que un grupo de padres exigiera la separación en autobuses tras una pelea registrada recientemente. Según los padres, los niños gitanos se comportaron de manera "demasiado enérgica" y aunque en el autobús viajaban dos acompañantes adultos no lograron apaciguarles. De ahí que solicitaran que se volviese a la situación de unos hace años, cuando los escolares gitanos viajaban al colegio en un autobús y el resto en otro.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 13 de enero de 2008