Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Israel afirma que desalojará a los colonos ilegales de Cisjordania

La medida fue solicitada por Bush antes de su visita a la zona

El viceprimer ministro israelí, Haim Ramon, principal consejero del primer ministro Ehud Olmert, afirmó ayer que tras la visita la próxima semana del presidente de EE UU, George W. Bush, Israel comenzará a desmantelar los asentamientos de colonos ilegales de Cisjordania. La tarea de eliminarlos está pendiente desde que hace tres años la prometiera el entonces primer ministro Ariel Sharon, quien ayer cumplió dos años en coma.

El desmantelamiento de unos 50 poblados ilegales, levantados por los jóvenes hijos de los colonos de los otros asentamientos judíos en ese territorio ocupado, será quizá la tarea más difícil para la frágil coalición del Gobierno de Olmert.

El presidente Bush adelantó al diario israelí Yediot Aharonot que "el desalojo de los enclaves estará en la agenda de las conversaciones" que celebrará con el jefe del Gobierno israelí en Jerusalén. Bush, anfitrión de la Conferencia de Paz de Annapolis, en noviembre último, llegará a Israel el miércoles en una visita de 48 horas. En Jericó o Ramala podría anunciar el desalojo de los enclaves a su colega palestino, Mahmud Abbas.

El desalojo de esos enclaves ha sido una experiencia traumática para la policía y el Ejército israelíes en los pocos casos en que lo hicieron. Sus efectivos, que iban desarmados por temor a enfrentamientos con los colonos, no olvidarán las escenas de la expulsión de la gente de los 21 asentamientos de Gaza y cuatro de Cisjordania en agosto de 2005.

Para los palestinos, que pasan de los derechos históricos que los colonos invocan para ocupar sus tierras y las de Jerusalén, también son ilegales los más de 120 asentamientos judíos creados, con la autorización del Gobierno, desde la guerra de 1967, y habitados hoy, según sus dirigentes, por 300.000 personas.

El viceprimer ministro Ramon aseguraba ayer que cuando concluya la visita del presidente Bush se tomarán las medidas necesarias para concretar la vieja promesa de Sharon, esto es, que por fin serán desalojados los asentamientos ilegales levantados por los así llamados "jóvenes de las colinas".

Fue Sharon, cuando era adalid de los colonos y jefe de la oposición de derechas en el Parlamento -años antes de ordenar el desenganche de Gaza y convertirse en su enemigo número uno- quien llamó a esos jóvenes radicales y de mirada mesiánica a "correr a las colinas" de los palestinos. Eran los días en que el entonces primer ministro Ehud Barak se dice que negociaba con Yasir Arafat la devolución del 94% de Cisjordania.

El rabino Wolfa, presidente del Comité para la Salvación del Pueblo y la Tierra de Israel, se indignó, como los colonos, cuando esta semana Olmert, discípulo de Sharon, ordenó someter a su aprobación cualquier nueva obra en los asentamientos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 5 de enero de 2008