Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

El Greco invade El Prado

El museo expone sus pinturas y publica la primera gran memoria de su obra

El Museo del Prado es dueño de casi todas las grandes obras de Domenico Teothocopoulos, El Greco (1541-1614). Tiene nada menos que 37 obras firmadas por el artista, que a partir del martes se podrán ver en el museo junto a una docena de trabajos procedentes de su taller y de pintores contemporáneos y seguidores del pintor.

Pero lo más importante es que esta exposición es un soporte de lujo que sirve para ilustrar en directo el primer catálogo que el museo hace de la obra de uno de sus artistas fetiche.

La publicación es el producto de años de investigación de la profesora Leticia Ruiz, responsable del departamento de Pintura Española del Renacimiento del Museo del Prado.

El libro repasa una a una las obras del pintor y cuenta la historia de cada cuadro. Cuándo y por qué lo pinta. Qué representa. Quiénes han sido sus propietarios. Cuáles han sido los procesos de restauración a los que ha sido sometida cada obra. Es el currículum más completo que se pueda hacer de un pintor y de cada una de sus obras.

Delante del San Bernardino, que se encuentra en depósito desde 1910 en la Casa Museo de El Greco en Toledo, la autora explicó que la exposición sigue la estructura del libro. Arranca con las obras procedentes de las colecciones reales, en las que predominan los retratos y en las que destaca El caballero de la mano en el pecho. En este apartado se exhibe La Trinidad, una de sus obras más conocidas. La segunda sección está centrada en las 12 piezas de gran formato y contenido religioso que creó para el desaparecido convento de la Trinidad, en Toledo. La obra estrella de este espacio es La Anunciación.

Se entra después en el ámbito de obras que han llegado al Prado gracias a los legados y donaciones por instituciones públicas y coleccionistas particulares. San Sebastián, Epimeteo y Pandora, son algunos de los regalos recibidos por el museo. Al final, las compras, donde destaca La Adoración de los pastores.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 1 de diciembre de 2007