Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Feria del Libro de Guadalajara

Javier Moreno pide un distanciamiento de prensa y poder

El director de EL PAÍS presenta la nueva etapa del diario en Guadalajara

"Hay que distanciarse de los poderes, lo contrario es el abrazo mortal", dijo Javier Moreno, director de EL PAÍS, en un coloquio sobre el futuro de la prensa celebrado el domingo por la noche en el marco de la Feria Internacional del Libro de Guadalajara (México). El futuro de la democracia, añadió, está ligado íntimamente al futuro de la prensa, "no puede entenderse la una sin la otra"; el futuro de las sociedades depende de la evolución de la prensa, que afecta "no sólo a los que viven de la profesión". Fue su mensaje central en un debate que sirvió para presentar la nueva etapa de EL PAÍS en América Latina, junto a directivos de destacados diarios de la región, bajo la batuta de la periodista mexicana Carmen Aristegui.

Rock: "Internet no va a salvar a los periódicos. Tienen que reinventarse"

Fernán Saguier: "La venta de diarios se sostiene 'con anabolizantes"

Moreno defendió la idea de un periódico como "una mirada compartida con sus lectores". Sin embargo, advirtió, este espacio común se está deteriorando con rapidez, por una serie de causas. Entre ellas mencionó el auge de Internet, la fragmentación de las audiencias y la estrategia de algunos medios empeñados en socavar la democracia -citó El Mundo y la Cope-. "EL PAÍS quiere seguir formando parte de este espacio común los próximos 30 años", añadió, "para eso hemos cambiado, para que de este espacio salgan mejores periodistas y mejores personas".

Según explicó, el núcleo de la transformación de EL PAÍS no está en la apariencia del diario. "Queríamos cambiar la mirada, la selección de los temas y lo que aportamos a un lector mejor informado que antes". El debate derivó hacia Internet y el acceso libre a los contenidos de los periódicos. Moreno explicó que en los inicios, en 1996, elpais.com apostó por Internet de pago. "Nos equivocamos", reconoció. "Hemos cambiado y hemos abierto la web, el periódico del día y los archivos, para construir una audiencia compartida". Ya llegará el día de averiguar qué modelo económico puede funcionar en Internet, continuó. Hoy nadie tiene la respuesta. Menos dudas expresó sobre las oportunidades que ofrece la Red, que, en su opinión, "será la salvación del periodismo".

"Nada indica que Internet vaya a salvar a los periódicos. Éstos tienen que reinventarse", le replicó Roberto Rock, ex director editorial de El Universal, diario de mayor circulación de México. En su opinión, el diario del futuro tiene que ser más especializado, más sofisticado, más caro, para públicos específicos, con una buena cuota publicitaria y, junto a todo esto, "con un buen soporte en Internet".

El cubano Humberto Castelló, director de El Nuevo Herald, advirtió de que el periodismo está inmerso en una época de transición, "que no se sabe cómo puede terminar". El único control posible del periodismo digital, consideró, es el que los periodistas decidan, en complicidad con los lectores. Y defendió "la excelencia". Luis Miguel González, director editorial de Público, de Guadalajara, se refirió a la crisis de lectores en papel y equiparó la brecha entre jóvenes y viejos con la que separa a ricos y pobres. "Crece la cantidad de información y disminuye el peso de los medios", dijo al apuntar que los diarios ya no son el proveedor principal de información.

Fernán Saguier, subdirector de La Nación, de Buenos Aires, hizo un ejercicio de honestidad al reconocer que no tiene respuesta sobre el futuro de los diarios. Y describió lo evidente, que "todo tiene que ver con Internet" y que la caída de la circulación de la prensa escrita no es de mayor calado porque la venta de diarios se sostiene "con anabolizantes", es decir, promociones/regalos.

Carlos Schaerer, secretario general de El Mercurio, de Santiago de Chile, recordó que con el cambio de director del diario hace dos años empezó un debate sobre los desafíos de la prensa escrita en su país. El giro que dio a partir de 2000 la televisión abierta, que "abandonó su vocación informativa" por el "afán de impactar", fue determinante. La acción criminal del narcotráfico contra la prensa, que en México ha conseguido maniatar a buena parte de los medios de comunicación, mereció un comentario final de Javier Moreno: "Que un periodista sea asesinado por los narcotraficantes es atribuible al Estado mexicano, que ha fracasado históricamente".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 27 de noviembre de 2007