Europa se pone las pilas para subir el volumen cultural

Los ministros de la UE aprobarán hoy una nueva agenda hasta 2013

"La cultura no vende su alma si reconoce que tiene efectos en otros ámbitos, como el industrial, el turístico o el social. Sobre todo, si ello no interfiere en la libertad de creación". Xavier Troussard, responsable de la unidad de Cultura de la Comisión Europea, se defiende así de la queja, bastante razonable, de que a la cultura sólo se la ha empezado a tomar en serio cuando se ha visto que resulta rentable.

El principal problema es la falta de estadísticas fiables del sector

Troussard estuvo esta semana en Barcelona y explicó a un grupo de gestores y creadores las nuevas líneas de actuación de la unidad en la que trabaja. Una política que se concretará hoy en Bruselas cuando los ministros de Cultura aprueben una resolución sobre la Agenda Europea para la cultura 2007-2013.

La principal novedad es que, ante la fuerte competencia que supone la globalización, por primera vez se ve la necesidad de crear una agenda común coordinada que permita el uso del potencial de la cultura como factor de cohesión social, como un valor añadido y como un medio de transmisión de los "valores" europeos en las relaciones internacionales. "La cultura solía ser un lujo y ahora es un factor vital en la Unión Europea", aseguró Troussard. Si bien para éste el valor intrínseco de la cultura está fuera de duda, reconoció que el impulso que se planea dar desde la UE se debe a que, por fin, se le ha encontrado un objetivo tangible y, cada vez más, cuantificable. Éstos son algunos de los retos y objetivos del plan europeo hasta 2013.

- Datos. El principal problema para empezar a trabajar en estos objetivos es la falta de estadísticas fiables sobre el sector. Si en España ya es casi imposible saber cuál es la inversión global en cultura de todas las administraciones, conseguir esos datos para el conjunto europeo es una tarea titánica. Y en ese empeño se invertirán muchos esfuerzos en los próximos años. Se trata de definir los parámetros comunes que permitan comparaciones estadísticas y desarrollar las herramientas con las que medir el sector. El informe económico realizado en 2006 utilizó datos parciales del periodo 1999-2003. Pese a las dificultades estadísticas, entonces se calculó que sector ocupaba a unos cinco millones de personas, la mayoría con estudios universitarios. Y representaba en 2003 el 2,5% del PIB de la UE. El objetivo es actualizar estos datos y ajustarlos con la hipótesis inicial de que la aportación de la cultura al crecimiento económico ha crecido en este tiempo.

- Organizar el sector. Ya se sabe que el individualismo es característica intrínseca de los creadores culturales. También, que esto puede ser su talón de Aquiles. En otros sectores las organizaciones empresariales o sociales pueden ejercer presión en Bruselas o en sus respectivos Estados actuando organizadamente. En el sector cultural, por su composición variada, estas tácticas son más complicadas. De ahí que el objetivo de plan sea fomentar la creación de asociaciones y la coordinación entre los diversos agentes culturales para conseguir que tengan más voz e influencia.

- Movilidad de personas y obras. Se trata de invertir más recursos en facilitar las condiciones para el movimiento entre países con el objetivo de mejorar el acceso a la cultura y también de potenciar la creación de un mercado más integrado en el que se faciliten las condiciones de vida de los trabajadores, tanto artistas como gestores, del sector cultural. Aquí se incluye también el proyecto, aún no definido por completo, de la gran Biblioteca Digital Europea.

- Potenciar la creatividad. Es un factor clave porque se ha demostrado que la creatividad en el campo cultural tiene repercusión después en el ámbito estrictamente comercial y éste sí que es un gran objetivo en el futuro próximo de la UE. Se trata de promover la creatividad a través de la cultura en la educación regular y también en la formación continuada de los profesionales; de mejorar el patrocinio y las ayudas a las pequeñas empresas que se basen en la creatividad y de reforzar la relación entre la cultura y otros sectores como el turismo, la investigación o las nuevas tecnologías. De hecho, se plantea que 2009 sea el Año de la Creatividad.

- Diversidad cultural. Será el lema del año temático en 2008, durante el que se convocarán multitud de acciones. El objetivo inmediato es promover y aplicar la Convención de la Unesco sobre la Protección y Promoción de la Diversidad de las Expresiones Culturales.

Instalación del grupo Lucie Lom en Lille, cuando la ciudad fue capital europea de la cultura en 2004.
Instalación del grupo Lucie Lom en Lille, cuando la ciudad fue capital europea de la cultura en 2004.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS