Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Llega la exhibición de la muerte

¿Ciencia, arte o morbo? La exposición de cuerpos como acto divulgativo reta a los estereotipos

¿Es arte, es ciencia, es morbo, es ético? La exposición de cadáveres de fallecidos chinos ha llegado a España como una oferta de divulgación científica que choca con todos los estereotipos. Por traer cuerpos tratados. Por el origen de esos cuerpos. Por su sentido comercial. Por exhibir la muerte.

Los organizadores aseguran que todos los fallecidos son de muerte natural

La empresa ha invertido 25 millones de dólares en los cadáveres "En pulmón de un fumador no hemos puesto pintura, es así de negro"

Después de la gira, los cuerpos serán sepultados o incinerados

Es una exposición de esas que deben encantarle a Grissom, el detective forense de la serie televisiva CSI. Y no sólo porque el material de estudio son cadáveres, plastificados, con sus músculos y vísceras al aire sino también porque el origen de los mismos es tan misterioso como las razones del éxito de este tipo de espectáculos entre científicos y morbosos cuyo protagonismo es el cuerpo humano en toda su desnudez interior.

Hay decenas de exposiciones de este tipo dando la vuelta al mundo en estos momentos y ahora, tras haber provocado polémica por donde pasan, una de ellas llega a España por primera vez. En Barcelona se inaugura el próximo viernes Bodies. The exhibition, un total de 17 cuerpos y más de 200 órganos humanos en un montaje bastante austero y en cierta manera pedagógico. Es el cuerpo humano al descubierto. Los huesos, la musculatura y todos los órganos, hasta el más ínfimo capilar. Todos los detalles a través de espécimenes reales, preservados con un sistema de plastificado, que les proporciona una textura fibrosa y aséptica, garantizada para reducir al mínimo la sensación de rechazo, que pudieran suscitar en el espectador.

"El problema es de dónde vienen los cadáveres", indica Antonio Gil Verona, director del Museo de Ciencia de Valladolid. "¿Son donantes? ¿han dado su consentimiento? En este tipo de exposiciones los criterios tendrían que ser muy claros porque si no se corre el riesgo de incentivar el tráfico de cuerpos".

La organiza Premier Exhibitions (www.prxi.com), empresa especializada en grandes eventos que, además de estas exposiciones de cuerpos humanos -actualmente tienen 10 muestras similares dando vueltos por el mundo que en conjunto presentan unos 250 cuerpos- también tiene otra línea dedicada a mostrar los restos del Titanic.

Aunque se le parezca, no es la exposición del famoso químico y médico aléman Gunther von Hagens, el primero que sacó estos cuerpos de las universidades para convertirlos en una especie de objetos entre artísticos y científicos para el consumo masivo. Las exposiciones de de Von Hagens, conocidas con el título de Mundos corporales (www.bodyworlds.com), son las que han acaparado la mayor parte de las polémicas, en parte porque fueron las primeras y en parte porque también tienen fama de ser las que buscan el mayor grado de espectacularidad.

Pero entre los especialistas en anatomía hay opiniones divididas. Ayer, en Barcelona, el que fuera catedrático de Anatomía de la Facultad de Medicina de la Universidad de Barcelona, Domingo Ruano, defendió con su presencia la exposición de Bodies: "Desde el punto de vista técnico, ésta es extraordinariamente correcta porque hay otro tipo de exposiciones de esta índole en la que no se respeta la ortodoxia anatómica, sobre todo en lo que se refiere a la exposición de los cuerpos". En su opinión, los montajes de Von Hagens buscan a veces "estimular la curiosidad morbosa" del espectador.

En cambio, Antonio Gil Verona, también profesor de anatomia, explicaba ayer que lleva varios años intentando presentar en el centro la exposición de Von Hagens, que en su opinión ha sido pionero desde 1978 en dar a conocer esta técnica de la plastinación que ha revolucionado la anatomía. En su opinión, el médico alemán deja más claro cuál es el origen de los cuerpos ya que tiene establecido todo un sistema de donantes, si bien ha recibido críticas en Alemania por haber utilizado supuestamente cuerpos de ejecutados chinos. Las exposiciones en sí, añade, pueden ser parecidas, independientemente del valor más o menos artístico de las poses o del montaje.

En la exposición de Barcelona, todos los cuerpos proceden de China. Lo delatan los rasgos que conservan muchos de ellos, así como sus reducidas dimensiones, pero son anónimos y no se sabe cuál es exactamente su origen ni si hubo o no consentimiento. "Evidentemente no pertenecieron a ajusticiados como se ha dicho, son todos de personas fallecidas de muerte natural", indica Roy Glover, director médico de Bodies y profesor de anatomía de la Universidad de Michigan. "Nuestra empresa, Premier Exhibitions, no es la propietaria de los cuerpos, tan sólo los utiliza para fines divulgativos; después los devolveremos a la Escuela Médica que nos los ha cedido, donde serán incinerados y sepultados". Afirma que el motivo de que se haya elegido China como proveedor no reside, como está extendido, en el coste inferior de la mano de obra, sino en la pericia de los profesionales de la anatomía. "Este proceso de conservación polimérica se realiza en muchos laboratorios, también en España, pero en China hay los mejores anatomistas del mundo", asegura.

En efecto, la Escuela Médica de Dalian proporciona, desde hace décadas, cuerpos para la investigación a hospitales y universidades de todo el mundo y, con motivo de la exposición de Von Hagens, en la prensa se llegó a afirmar que, para satisfacer la creciente demanda, Dalian se había convertido en una verdadera central de producción y venta de despojos humanos.

"Bodies es una propuesta eminentemente educativa, dirigida a todos y especialmente a los niños y los jóvenes", comenta Glover. "No hay nada morboso, su objetivo es enseñar el funcionamiento del cuerpo humano y fomentar la práctica de un estilo de vida más sano y saludable", añade, seguro de que para convencer no hay que mentir y de que "el cuerpo humano no miente". De ahí la necesidad de utilizar cadáveres y no reproducciones. El sistema es lento y para los espécimenes más complejos puede llegar a los dos años. Primero se elimina el agua de los tejidos mediante inmersión en acetona, después se rellenan de caucho silicónico líquido, que finalmente se endurece con un catalizador. "Para reproducir la sensación de movimiento en los músculos hemos aplicado color, pero en el caso del pulmón de un fumador no hay pintura, es así de negro naturalmente o más bien contra naturalmente", señala Glover, rodeado de sistemas sanguíneos, órganos internos e incluso una piel entera, sustraída a su propietario como si se tratara de un mono de buzo.

Una piel como ésta se exhibió durante un tiempo en el famoso Museo Darder de Bañolas, en donde tras una larga polémica hubo que retirar y más tarde dar digna sepultura al cuerpo del negro disecado que se mostraba ahí como curiosidad científica. Es ésta una cuestión que también provoca debate y polémica en relación a estas exposiciones anatómicas. ¿Hasta qué punto es lícito exhibir cuerpos?

La Iglesia católica, que siempre ha defendido el enterramiento y a la que le costó aceptar la incineración, no tiene una posición oficial con respecto a la exhibición de cuerpos como los de Bodies, "un fenómeno demasiado nuevo", según recalca el historiador y sacerdote Joan Bada. En todo caso, y pese a considerar la perspectiva cristiana que el cuerpo es un ya ha sido, del que se ha desprendido el alma, la Iglesia aboga tradicionalmente por un respeto a los despojos, como extensión del que se debe a la persona. Su uso o exposición debería tener, dice Bada, una finalidad científica o educativa, desde luego no lúdica ni morbosa. El sacerdote e historiador opina que la Iglesia "en principio no parecería que hubiera de ser partidaria" de un espectáculo como el de los cuerpos que se muestran en Barcelona. Pero, para la Iglesia, en todo caso, la defensa de los cuerpos y su trato digno corresponde a la esfera civil, es algo por lo que han de velar las autoridades.

Para el filósofo Jesús Mosterín, "los cadáveres en sí mismos no merecen ningún tipo de respeto ni tratamiento moral y no hay problema en que se haga de ellos lo que se quiera". Otra cosa, añade, es que el trato que se dé a un cadáver pueda ofender o hacer sufrir a un ser vivo, en cuyo caso sí que podría hablarse de daño moral, pero el respeto es a los vivos, no a los muertos. "Pienso que aunque muchas culturas han tenido a lo largo de los siglos multitud de ceremonías y ritos relacionados con los cadáveres, la mayoría estaban basadas en supersticiones e ideas falsas. Ningún faraón ha resucitado", añade.

Para Gil Verona, la gente va a estas exposiciones no por morbo sino por curiosidad. "Lo veo en la facultad, mucha gente tiene interés en ver cómo es un corazón de verdad o cómo funcionan los músculos; es una divulgación interesante porque hay ganas de conocer". Comparte esta visión Ruano, para quien se trata de un excelente vehículo de divulgación científico que puede resultar útil para muchos. "Puede contribuir a que la gente conozca su cuerpo y aprenda a tener más respeto por la vida en general, que está muy poco valorada". Aunque aquí está tratado de manera espectacular, esta técnica es ya de uso normal en muchas universidades, si bien al ser muy cara y laboriosa aún es minoritaria. "Entre 2008 y 2009 pondremos en marcha un laboratorio de plastinización en la Universidad de Barcelona", señala Alberto Prats, profesor de anatomía, quien señala que se trabajará no con cuerpos enteros sino con órganos y partes pequeñas del cuerpo, que son más útiles para los estudiantes. Otras universidades españolas, como la de Murcia, ya lo tienen.

Respecto a la exposición, imposible conocer el precio de uno de los espécimenes, Glover tan sólo admite que cuando era estudiante en Michigan costaban más de 21.000 euros cada uno y que la empresa ha hecho una inversión inicial de unos 17, 5 millones. Considerando que en Barcelona la entrada cuesta entre 15 y 18 euros, la inversión se habrá cubierto con creces.

Polímero contra la degradación

- El cuerpo se preparacon sustancias químicaspara detener temporalmente el proceso de degradación.Se le disecciona a finde poner al descubierto estructuras importantes. - Se elimina toda el aguade los tejidos del cuerpoy se sustituye por acetona. - Se coloca el cuerpo en una mezcla de siliconalíquida en una cámara de vacío. La acetona se convierte en gas, que se reemplaza con la mezcladel polímero. - Por último, el polímerode silicona se endurece.El resultado finales un espécimen seco, inodoro y conservado de manera permanente.Retiene el aspecto original del finado pero su texturaes de goma.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 15 de noviembre de 2007

Más información