Los gobiernos aceptan atribuir al hombre el calentamiento global

El pacto de Valencia desautoriza a los escépticos al asumir la evidencia científica

Si alguien quería intentar dinamitar el acuerdo científico de que la causa del cambio climático es la actividad humana tuvo ayer su oportunidad. Pero nadie quiso. Los 450 delegados de 130 países reunidos en Valencia aceptaron el texto preparado por los científicos del Grupo Intergubernamental de Cambio Climático (IPCC) que atribuye al hombre -con más del 90% de probabilidades- el calentamiento de los últimos 50 años. Según fuentes de la reunión, que se celebra a puerta cerrada, el texto salió adelante sin apenas polémica ni cambios.

Puede que el pacto no sea muy relevante científicamente al tratarse de un tema zanjado, pero tiene un gran calado político. Por un lado, demuestra que no quedan gobiernos que nieguen en voz alta la influencia del hombre sobre el clima y por otro, el texto será la base para la negociación del nuevo tratado que sustituya al de Kioto.

La reunión de Valencia avanza más lentamente de lo previsto. Por párrafos, los delegados reunidos a puerta cerrada revisan el texto redactado por un equipo científico que sintetiza en 22 páginas los tres informes sobre el cambio climático que el IPCC ha aprobado a lo largo del año. Hay discusiones muy técnicas sobre casi cada coma, pero los datos son inamovibles. Ayer a las 20.15, la cumbre revisaba la página ocho y decidió prolongar la sesión hasta pasadas las diez de la noche.

A primera hora de la tarde, la reunión afrontó el primer párrafo de la página siete, probablemente el más polémico del informe: "La mayor parte del incremento observado en las temperaturas medias desde la mitad del siglo XX se debe, muy probablemente, al incremento observado en los gases de efecto invernadero antropogénicos [de origen humano]". La traducción no es oficial porque sólo se trabaja con un texto en inglés.

El IPCC detalla que cuando dice "muy probablemente" quiere decir "con más del 90% de probabilidades, y es lo más a lo que científicamente se puede llegar. El borrador añade acto seguido que en esos 50 años "la suma de los forzamientos solares y volcánicos habrían producido probablemente un enfriamiento, no calentamiento" del planeta.

"El párrafo ha pasado sin demasiados problemas. Los países saben que ya es tarde para rebajar este punto", explicó uno de los presentes. De hecho, las enmiendas sobre ese punto, incluida la de Estados Unidos, pretendían aclarar la redacción del efecto de la radiación solar y los volcanes porque la consideraban confusa.

Petición de última hora

La cumbre vive discusiones muy minuciosas pero no de calado. China intenta introducir menciones a que el calentamiento se debe a las emisiones del último siglo (para dejar claro que es un la responsabilidad histórica de los países desarrollados); Estados Unidos quiere que se reconozca que si ha aumentado la quema de carbón desde 2000 se debe a que los países se están desarrollando, para así ligar crecimiento económico y emisión de gases, y resaltar el potencial de la energía nuclear para reducir la emisión; y Suiza quiere incidir en el problema de la pérdida de glaciares."Se va avanzando lentamente porque llegar a un consenso en todos los temas, frases y expresiones es difícil", aseguró en un receso Ernesto Rodríguez, del Instituto Nacional de Meteorología y miembro de la delegación española.

Pero en que el hombre es responsable del calentamiento global, los países optaron por callar para siempre cuando tuvieron la ocasión de hablar y poner reparos.

Delegados de los 130 países, reunidos en la Ciudad de las Artes de Valencia.
Delegados de los 130 países, reunidos en la Ciudad de las Artes de Valencia.CARLES FRANCESC

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS