Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Más de 3.000 personas protestan en Corrubedo contra el plan de acuicultura

Los opositores reivindican que no se entregue la costa a las multinacionales

Más de 3.000 personas se manifestaron ayer en Corrubedo (Ribeira) en contra del Plan Acuícola que promueve la Consellería de Pesca, y que contempla la expropiación de 3,2 millones de metros cuadrados y la instalación de 26 nuevas piscifactorías.

La protesta, secundada por decenas de colectivos ecologistas, vecinales y pesqueros, se convirtió en una marea de banderas de Galicia, entre las que algunas, muy pocas, mostraban la estrella roja del BNG.

MÁS INFORMACIÓN

Escasa fue la representación política, si bien el ex portavoz nacionalista Xosé Manuel Beiras (que dio lectura al manifiesto final junto a Luis Tosar, Patricia Vázquez y Antón Reixa) señaló que en tanto el plan no reciba el visto bueno del Consello de la Xunta "es, de momento, una propuesta de la Consellería de Pesca", en manos de la socialista Carmen Gallego, que "podría estar influida por las grandes multinacionales de peces planos".

"Por ahora no se puede decir que sea una propuesta propia del Gobierno y aún está pendiente de arreglarse, espero que al final la Xunta rectifique", apuntó Beiras, tras diferenciar el papel del BNG como miembro del bipartito y como organización, ya que en este último sentido "está condicionado" por los acuerdos alcanzados con el PSOE.

Los manifestantes lanzaron ayer un aviso al vicepresidente de la Xunta, el nacionalista Anxo Quintana, al recordarle a viva voz que "Galicia no se vende", mientras, a escasos metros, se exhibía una pancarta del BNG local y comarcal.

En todo caso, la consigna más repetida fue la de "¡Touriño, atiende!", en los tres kilómetros de recorrido entre el puerto y el faro de Corrubedo. En esa zona se prevé la instalación de una de esas granjas en una parcela rodeada de superficie catalogada como Red Natura.

Manoel Santos, presidente de la Plataforma Medioambiental de Corrubedo, señaló que cuando el Gobierno autonómico descartó la ubicación de una piscifactoría en Touriñán apuntó "un cambio de declaraciones pero no de acciones". "Hay muchos cabos Touriñán", alertó tras recordar el millar de alegaciones presentadas sobre el documento calificado de "colonialista" por Beiras.

Costa ocupada

Bajo la consigna de "No al Plan Acuícola de la Xunta", se dio lectura a un manifiesto que puso de relieve la "injusticia" de un proyecto a nivel social, ambiental y económico que "fue consensuado con las empresas despreciando la opinión del pueblo". Beiras señaló que "no se puede consentir que la costa sea un feudo de las grandes multinacionales", palabras secundadas por los manifestantes que coreaban "¡La costa es gallega, no de Noruega!", en referencia a la compañía Stolt Sea Farm.

A pie de manifestación, el presidente de la Cofradía de Aguiño, José Manuel Oujo, destacó el riesgo que supone para los más de 200 percebeiros que han conseguido desarrollar "un modelo económico sostenible" cualquier gran instalación al borde de la costa. "Luchamos contra el chapapote para que ahora nos vengan a meter aquí una macrodepuradora o una planta que arruine nuestro mar", dijo Oujo. Según sus datos, la pesca emplea a 10.000 personas, frente a las 520 de la acuicultura.

La movilización de ayer podría dar pie a una iniciativa legislativa, a través de una propuesta parlamentaria, según destacaron Antón Reixa y el ex portavoz nacional del BNG.

Adega y las plataformas sociales de Corrubedo, Quilmas, Seráns, Laxe Brava, Xove-Lago, Merexo, Arou, Oia y Foz junto a asociaciones de mariscadores de Corcubión fueron los convocantes de la protesta, 0respaldados por otros colectivos que hicieron un llamamiento a la reflexión. Todos ellos criticaron la priorización de las multinacionales dedicadas a la acuicultura y el desprecio a los colectivos de pesca artesanal, abogando por plantas de dimensiones menores y de titularidad gallega bajo el respeto medioambiental, que permitan "la sustentabilidad de nuestros recursos" y la conservación del litoral amenazado por un daño "irreversible".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 5 de noviembre de 2007