Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:IBRAHIM AHMED KOULAMALLAH | Ministro de Turismo de Chad | Tráfico de menores

"La gente cree que en África está todo permitido"

Ibrahim Ahmed Koulamallah, ministro de Desarrollo Turístico de Chad, pregunta: "¿Están ustedes también indignados?" Koulamallah asiste a una conferencia internacional sobre turismo y religión en Córdoba. Sostiene Koulamallah que la tripulación española detenida en su país por su presunta implicación en el caso de los 103 menores que una ONG francesa quería sacar de Chad "se encuentra bien y sus derechos están siendo respetados". Eso sí, afirma que su pueblo y su Gobierno están "traumatizados" e "indignados".

Pregunta. ¿Qué hay detrás de este caso?

"Para mí se trata de un caso de rapto de menores"

"Los españoles se encuentran bien y sus derechos están siendo respetados"

Respuesta. La pobreza. Todo el mundo cree que África es pobre y todos se aprovechan, aunque vengan diciendo que llegan con asistencia humanitaria.

P. ¿Descartan que se trate de un caso de asistencia humanitaria?

R. Para mí se trata sólo de un caso de rapto de menores.

P. Su Gobierno sostiene que los niños no eran huérfanos.

R. Estos niños no son huérfanos, el presidente ha confirmado que estos niños tienen sus familias.

P. ¿Y qué va a ocurrir ahora con esos menores?

R. Se está preparando un dispositivo para llevarlos con sus familias.

P. ¿Tienen constancia de si la ONG pagó a los padres para quedarse con los pequeños?

R. Ahora ha comenzado la investigación. Yo no puedo confirmar si se les pagó o no. Aunque yo no creo que haya dinero de por medio entre los padres y la ONG. Pero la investigación está en curso.

P. Parece que la ONG ha falsificado visados para poder sacar a los niños, ¿puede haber algún funcionario de su país implicado?

R. Podría haber de todo, pero creo que la ONG no necesitaba cómplices dentro del país. Tenían el avión que habían fletado, la tripulación...

P. ¿Tienen constancia de algún caso similar en el pasado?

R. Antes de que se descubriera este caso, nadie sabía nada del asunto. Pero ahora que ha salido a la luz... Con la investigación es posible que aparezcan más.

P. ¿Cómo se sienten en su país tras este incidente?

R. Mi pueblo está realmente indignado. Los occidentales han sido los que supuestamente han venido a darnos clases de derecho, los que nos enseñaron los derechos humanos. Y ahora vienen a nuestro país a violar esos derechos humanos. Si lo hubiera hecho un africano hubiera sido una catástrofe.

P. ¿Lo considera hipócrita por parte de Occidente?

R. Lo que es incomprensible es que un avión llegue a Francia con más de 100 niños sin que se sepa de dónde provienen ni se investigue. Sin embargo, para que pueda entrar en Europa un solo africano se monta una enorme parafernalia.

P. ¿Cree que tiene que haber más implicados en Europa?

R. No tengo pruebas para afirmar que alguien más en Francia esté implicado, pero ¿cómo es posible que una sola persona tenga muchísimos requisitos para entrar en Europa y ahora todo un avión pueda entrar sin problemas?

P. A ustedes también les preocupaba que a los niños se les impusiera otra religión.

R. Es muy grave. Se les iba a cambiar de cultura, de religión, de familia, de todo. Si realmente quieren ayudar, no hace falta llevarse a los niños. Pueden hacerlo teniéndolos en nuestro país y ayudándonos.

P. Pero la ONG francesa esgrimía que se trata de una zona de conflicto.

R. Bien, pero esta ONG podría preparar orfanatos o centros dentro del país. Y ayudar en todos los ámbitos. No hace falta llevarse a los niños fuera. La gente cree que en África está todo permitido y no es así. La gente se equivoca si cree que no hay canales de supervivencia, la política de mi país va encaminada hacia el bienestar. No todo está permitido en mi país.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 31 de octubre de 2007