Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los afectados por el atasco del concierto de Héroes se organizan

El circuito Ricardo Tormo de Cheste, sede del último macroconcierto de la gira española de Héroes del Silencio, se convirtió el sábado en una ratonera gigante. Miles de personas llegaron a oír sólo las últimas canciones o incluso ninguna debido al monumental atasco -de hasta 17 kilómetros; cinco horas y media- que colapsó los accesos. La Red jugó ayer el papel de muro de las lamentaciones para cientos de fans que intercambiaban crónicas sobre la desesperación -Atreyu, de Toledo, hablaba por ejemplo, de "atasco épico, una imagen desoladora sacada de una superproducción de Spielberg"-. Pero los fieles no se limitaron a llorar: los foros se llenaron de listados con nombres y apellidos de afectados que anunciaban su intención de demandar conjuntamente a los promotores del concierto.

El circuito declinó toda responsabilidad al afirmar que sólo cedía el recinto. Y señaló a los organizadores (las empresas Rock'n Chicken y Mundosenti2) como causantes del caos: el contrato establecía un aforo máximo de 75.000 personas y los mismos promotores aseguraron durante la semana que habían vendido 83.000 entradas.

Rock'n Chicken y Mundosentid2 guardaron silencio y dejaron para hoy una "explicación detallada" de lo sucedido. Fuentes de las empresas dijeron, sin embargo, que, a pesar de lamentar el colapso, rechazarán cualquier "responsabilidad jurídica". Las entradas costaban entre 40 y 65 euros.

La asociación valenciana de consumidores AVACU respaldará la vía de la denuncia si se confirmaba la sobreventa de localidades. Los promotores no pactaron con Renfe un servicio especial como el que se establece para el Mundial de Motociclismo. Sólo fletaron algunos autobuses. Insuficientes, por lo visto.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 30 de octubre de 2007