Francia nuclearizará el Magreb

Marruecos se convertirá en breve en un gran productor de uranio

Ni los rusos de Atomstroyexport, que viajaron a Rabat en marzo, ni los estadounidenses de General Electric, que vendieron un reactor experimental instalado en Maarmore, cerca de la capital marroquí. Será Francia la que nuclearizará Marruecos, como también lo hará con Libia y dentro de un mes lo intentará con Argelia. Cuando Túnez opte, a su vez, por ese tipo de energía, también elegirá a su proveedor en la antigua metrópoli.

Nicolas Sarkozy, el presidente de Francia, se despidió de Marruecos, el martes, anunciando en la cena que le ofreció el rey Mohamed VI que ambos países lanzarían "un nuevo gran proyecto, el de la energía nuclear civil". Su séquito precisó que, en breve, se firmará un acuerdo marco y se estudiará la ubicación de futuras centrales para producción de electricidad y desalinización de aguas.

Marruecos, que depende totalmente de los hidrocarburos, ansía esas centrales para reducir su gasto energético. En España, algunos defendieron en 2005 la idea de que las futuras plantas marroquíes suministren también electricidad a la Península, donde rige la moratoria que impide erigir nuevas centrales, según fuentes del sector.

El empresario Aldo Olcese, presidente de Fincorp y gran conocedor de Marruecos, hizo lobby por cuenta de Ignacio Sánchez-Galán, presidente de Iberdrola. Intentó averiguar en Moncloa, Industria, etcétera, si, en asociación con compañías francesas, las eléctricas españolas podían ofrecer nuclearizar Marruecos a cambio de quedarse con parte de su producción. Su idea no tuvo buena acogida.

Ahora es Francia la que nuclearizará sola al vecino del sur y le convertirá además en un gran productor de uranio. Areva, el gigante francés de la energía nuclear, y l'Office Chérifien des Phosphates suscribieron un protocolo para producir ese metal, cuyo precio no para de subir.

Una moderna tecnología hace rentable ahora la extracción de uranio a partir del ácido fosfático. Marruecos es el primer productor y exportador de fosfatos, y posee unas reservas confirmadas de 57,8 millones de toneladas, el 75% del total mundial. La Agencia Internacional de la Energía Nuclear estima que se podrían extraer seis millones de toneladas de uranio, el doble de las reservas mundiales.

La perspectiva nuclear ha levantado la moral de los dirigentes marroquíes, que confían ahora en poder hacer más contrapeso a Argelia, su rival, gran exportador de hidrocarburos, cuyas reservas de divisas acaban de superar los 63.000 millones de euros, un récord histórico. Sarkozy aspira, sin embargo, también a nuclearizar Argelia. Ya lo dejó caer durante su primera visita, en julio, cuando sugirió intercambiar la energía del presente -los hidrocarburos argelinos, de los que Francia no es gran consumidora- con la del futuro, es decir, la nuclear.

En diciembre regresará a Argel con propuestas tan concretas que, a diferencia de Marruecos, a Argelia le sobran medios de pago. La prensa argelina especuló con que el país podría adquirir en los próximos años nada menos que una decena de centrales por las que pugnarían también los rusos.

Para que no cupiera duda sobre el empeño de París de trabajar con los dos pesos pesados del Magreb, el secretario de Estado de Comercio Exterior, Hervé Novelli, declaró en Orán, cuando Sarkozy concluía su viaje a Marruecos: "Seguimos estando disponibles para ayudar a Argelia en materia nuclear civil".

Francia no firmó el primer compromiso nuclear en el Magreb con ninguna de sus antiguas colonias, sino con Libia. Tras la liberación de las enfermeras búlgaras, Sarkozy visitó en julio al coronel Gaddafi para suscribir un memorando sobre la construcción de un reactor de desalinización del agua de mar.

Areva obtendrá en breve concesiones para buscar uranio en el sur de Libia. "La geología es la misma que en Níger, donde Areva explota minas importantes", recordó Sarkozy. El Gobierno de Niamey acusa incluso veladamente a la multinacional de alentar la rebelión de los tuaregs para afianzar su control del norte del país e impedir así la competencia china. Queda pendiente para Francia la nuclearización de Túnez, pero la firma, en diciembre de 2006, de un acuerdo franco-tunecino para la cooperación en el uso pacífico de la energía nuclear augura para París un futuro prometedor.

* Este artículo apareció en la edición impresa del sábado, 27 de octubre de 2007.

Lo más visto en...

Top 50