El presidente de Venezuela alude en Cuba a una confederación entre los dos países

Hugo Chávez firma con Raúl Castro 14 acuerdos para avanzar en la integración regional

¿Una confederación entre Cuba y Venezuela? ¿La isla como pilar de una alianza regional bolivariana, con el sector energético y los petrodólares de Hugo Chávez como banderín de enganche? ¿Las ingentes reservas de crudo de Venezuela al servicio de la revolución cubana, incluso después de Fidel y Raúl Castro? Todo eso y más está en juego, de cumplirse los sueños y propósitos anunciados este fin de semana en Cuba por el mandatario venezolano.

El séptimo viaje de Chávez a la isla desde que Castro enfermó está siendo el más trepidante. El sábado pasó cuatro horas con Fidel en el lugar donde convalece. El domingo propició que se dirigiera a los cubanos en directo -algo que no ocurría desde hace 15 meses-, al intervenir por teléfono en su programa televisivo Aló, presidente, emitido desde el memorial del Che Guevara en Santa Clara.

Chávez no sólo habló más de cinco horas; dio noticias: anunció la construcción en Venezuela de una fábrica de fusiles AK de tecnología rusa; aseguró que si Evo Morales sufría un atentado o era derrocado por EE UU, su país defendería la revolución boliviana con las armas; anunció nuevos planes para avanzar en la integración regional y consolidar un verdadero contrapoder económico y político frente a Washington, y dijo que con la ayuda de su país, Cuba se convertirá en una potencia. Al calor de la conversación, llegó a hablar de "modelos" complementarios y de una "confederación".

"En el fondo somos un solo Gobierno", dijo en presencia del vicepresidente cubano, Carlos Lage, el canciller, Felipe Pérez Roque, y numerosos ministros, muchos vestidos con camisetas rojas, usadas por los partidarios de Chávez en Venezuela. Poniendo punto final al Aló, presidente, Chávez se subió a un coche y se trasladó a Cienfuegos, a 67 kilómetros de Santa Clara, donde preinauguró una gigantesca refinería de petróleo construida en la era soviética y paralizada durante 14 años. La instalación comenzará a funcionar en diciembre, gracias al apoyo venezolano.

El líder bolivariano, ante Lage y Pérez Roque, explicó a pie de obra que, después de una inversión conjunta de 136 millones de dólares (unos 96 millones de euros), en su primera etapa la entidad procesará 65.000 barriles diarios de crudo y podrá almacenar hasta 4,2 millones de barriles de petróleo y sus derivados.

Chávez dijo que se acometerá "una segunda etapa", con presupuesto superior a 1.300 millones de dólares, que ampliará la capacidad de refinación de la entidad hasta 108.000 barriles diarios. Según Chávez, la refinería de Cienfuegos y la industria petroquímica que se creará en su entorno convertirá a la zona en un "verdadero polo de desarrollo industrial de Cuba y de América Latina". "Sólo unidos tendremos fuerza suficiente para ser libres", dijo Chávez, y agregó: "La revolución cubana y la revolución venezolana vamos juntas; estas dos patrias en una sola, a darle ejemplo al mundo de cómo se construye una potencia regional". Por si alguien dudaba de hasta qué punto llega el compromiso, Chávez aseguró que si muchas naciones ven languidecer sus reservas de petróleo, Venezuela aún tiene para 200 años, y "los cubanos pueden contar con ellas".

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Fue el presidente en funciones, Raúl Castro, quien asistió con Chávez a la firma de varios acuerdos. Se confirma el reparto de funciones y quién maneja el Gobierno. Entre los convenios suscritos está la constitución de una empresa mixta para tender -con colaboración de China- un cable submarino que unirá a las dos naciones y permitirá a la isla ampliar el ancho de banda para sus telecomunicaciones por cable, incluido Internet. Venezuela es el primer socio comercial de Cuba, con un intercambio cercano a los 3.000 millones de dólares. Cuba recibe 98.000 barriles diarios de petróleo de Venezuela a precios preferenciales, que cubren más de la mitad de sus necesidades.

Hugo Chávez (izquierda) y Raúl Castro firman varios acuerdos ayer en  La Habana.
Hugo Chávez (izquierda) y Raúl Castro firman varios acuerdos ayer en La Habana.EFE

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS