Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Sanidad improvisa en la convocatoria de personal para los nuevos hospitales

La oferta de plazas se hizo antes de nombrar al consejo que debe aprobarlas

El desorden copa ahora la planificación de las plantillas de los seis nuevos hospitales madrileños. Los centros ya fueron inaugurados en periodo electoral sin tener equipamiento ni personal y aún no están en funcionamiento. La Consejería de Sanidad aprobó el pasado septiembre una oferta para ocupar una serie de vacantes. Se trataba de las plazas de supervisoras de áreas y jefaturas de servicio, unidad y sección. La llamada se realizaba "una vez aprobadas las plantillas de dichos hospitales por su correspondiente Consejo de Administración", según se publicó el pasado 19 de septiembre en el Boletín Oficial de la Comunidad de Madrid (BOCAM). Lo paradójico es que esos consejos de administración a los que alude el informe oficial y que supuestamente ya tomaron decisiones en septiembre fueron en realidad nombrados 12 días más tarde, el 1 de octubre.

La composición tipo de los consejos de administración es la misma para los seis nuevos centros sanitarios -hospital del Sur, hospital del Norte, hospital del Sureste, hospital del Henares, hospital del Tajo y hospital de Vallecas- y fue especificada durante el verano. El consejo de cada centro lo componen el consejero de Sanidad, Juan José Güemes, seis representantes de la Comunidad de Madrid nombrados por Sanidad, un representante de la Consejería de Hacienda, un representante de la Universidad que tenga convenio con el hospital y el director gerente del centro sanitario. Por ejemplo, en el caso del hospital del Sur, esta composición está especificada en el BOCAM del 10 de agosto.

Por tanto, según Sanidad, son 10 las personas que componen el Consejo de Administración de los nuevos hospitales. Pero al menos seis de ellas fueron nombradas con posterioridad a la convocatoria de las plazas de supervisoras y jefaturas. El 1 de octubre, el boletín regional recoge los nombres de los seis candidatos elegidos por el Gobierno regional: Belén Prado, viceconsejera de Sanidad; Elena de Mingo, directora general de la Red Sanitaria Única; Armando Resino, director general de recursos humanos; Almudena Pérez, directora general del Servicio Madrileño de Salud; Manuel Vicente Sol, director general de seguimiento presupuestario, y Fernando Bezares, director general de informática.

La Consejería de Sanidad se defiende del baile contradictorio de fechas diciendo que tanto el nombramiento de los seis cargos propuestos por el Ejecutivo regional como la convocatoria de plazas fueron tomados el mismo día: 17 de septiembre. Sin embargo, el BOCAM especifica que las órdenes "entran en vigor al día siguiente de la publicación". Por tanto, el Consejo de Administración de los nuevos hospitales no estaba oficialmente creado en el momento en que se convocan las nuevas plazas, tal y como debería haber ocurrido. Sanidad recalca que "la publicación es informativa, no constitutiva. Se empezó a trabajar desde el día 17".

Carlos Barra, otorrinolaringólogo del hospital de Móstoles y especialista en gerencia de áreas de salud, estima que lo ocurrido "es una irregularidad clara, que al menos garantiza la anulabilidad" de lo publicado. Este médico firmó, junto a otros seis profesionales de la sanidad pública (entre los que se encuentran cirujanos, radiólogos, urólogos o jefes de sección), una carta en septiembre en la que denunciaban el "oscurantismo y hermetismo" del Gobierno regional respecto a los nuevos hospitales. Un mes después, el propio Barra, junto con algunos de aquellos compañeros y otros nuevos que se han sumado a la protesta, vuelve a incidir en la "improvisación y confusión" de Sanidad. "Estamos muy preocupados por la sanidad pública madrileña. Es de vergüenza ajena su mala planificación. Y sobre todo me da pena que los ciudadanos no se den cuenta", denuncia Barra.

Dice que el baile de fechas en el BOCAM es una demostración de la "falta de planificación y la improvisación" respecto a esos hospitales prometidos para la pasada legislatura, pero que siguen cerrados a cal y canto cinco meses después de las elecciones.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 14 de octubre de 2007