El FMI dice que la globalización financiera agudiza las desigualdades

La globalización tiene sus pros y sus contras. En el lado positivo, está yendo acompañada de un incremento en los ingresos en todos los segmentos de población, incluidos los más pobres. Pero los ricos también son más ricos, lo que potencia las desigualdades, como señala un estudio elaborado por el Fondo Monetario Internacional (FMI).

Los intercambios comerciales a escala mundial se han multiplicado por cinco desde 1980. Durante estas más de dos décadas su contribución a la economía global pasó del 36% al 55% del producto interior bruto (PIB), según los datos del FMI. Esta expansión de la globalización comercial está vinculada, según el Fondo, con una disminución de las desigualdades dentro y entre las regiones del planeta.

Los economistas de la institución multilateral aseguran que este incremento en el flujo comercial ayudó a mejorar los ingresos de todos los grupos de población. Hasta el punto de afirmar que, en términos absolutos, "los pobres se encuentran en mejores condiciones". Pero la globalización tiene un reverso, como se desprende del análisis que el FMI presentará en su cumbre de otoño.

Cuando se introduce en la ecuación la globalización financiera se constata que los ingresos de los grupos relativamente acomodados han aumentado a un ritmo más rápido que entre los pobres, lo que ha provocado un aumento en las desigualdades en las economías en desarrollo de Asia, los mercados emergentes de Europa, América Latina, y las economías avanzadas.

El FMI identifica el avance tecnológico como otro factor que potencia las desigualdades, sobre todo en las economías avanzadas.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción