LO QUE DICE LA IGLESIA

Se registra un hecho histórico

"Los libros de bautismo no son ficheros ni bases de datos, sino un registro que da fe de un hecho histórico", señalan algunas de las cartas que los arzobispados envían a los bautizados que quieren apostatar.

Este es el argumento fundamental de la Iglesia católica. Al no considerarlos ficheros, ni bases de datos, entienden que no se aplica la Ley Orgánica de Protección de Datos. Y, por lo tanto, la Agencia no tendría nada que decir al respecto. Ni tendría, por tanto, potestad para obligar a las diócesis a anotar la apostasía junto al bautismo. Los arzobispados suelen alegar además que no usan ni ceden los datos, por lo que entienden que los bautizados no tienen nada de lo que preocuparse.

En ningún momento entran en el debate de fondo: que los reclamantes no desean seguir formando parte de la Iglesia católica y desean que el abandono de la fe conste en los ficheros de bautismo. Algunas diócesis, sin embargo, sí aceptan la apostasía, y responden a los fieles que, si estos están "firmemente determinados" a abandonar la fe católica y lo hacen en plena libertad, se anotará la decisión en la partida de bautismo y se procederá a la cancelación de su nombre en "cualquier tipo de listado, fichero o base de datos de la Iglesia". Algunas piden que se firme la declaración ante notario y otras no. Cada una aplica su propia ley.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

Mónica Ceberio Belaza

Directora adjunta de EL PAÍS, responsable de fin de semana y de la organización de la Redacción. Especializada en temas sociales y jurídicos, contó en exclusiva los encuentros entre presos de ETA y sus víctimas. Premio Ortega y Gasset 2014 por el especial 'En la calle, una historia de desahucios'. Licenciada en Derecho y en Ciencias Políticas.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS