Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:El fin del 'boom' de la vivienda

Créditos cada vez más caros

La banca cree que el alza de los préstamos afectará más a los concedidos a las empresas y para el consumo, y menos a las hipotecas

"Los clientes tendrán que darse cuenta, más pronto que tarde, que las alegrías se han terminado. Las familias están muy endeudadas, por lo que si el Euríbor continúa con alguna subida más, aunque sea pequeña, obligará a anular gastos como viajes, restaurantes, coches, etcétera", comenta un experto del sector.

Pese a todo, no hay alarmas. Nadie espera subidas de infarto. De hecho, los bancos y las cajas de ahorros españolas se resisten a encarecer los créditos. No porque sean caritativos, sino porque la competencia es feroz y temen perder a los clientes. Sin embargo, entre agosto de 2006 y el de 2007, los datos del Banco de España certifican que han cobrado un punto más a sus clientes, tanto para comprar viviendas como para bienes de consumo. Su justificación es que la materia prima con la que trabajan, la liquidez, se ha encarecido y están obligados a trasladar el coste a los consumidores.

"La burbuja de optimismo ha explotado. Los bajos precios de los créditos no se justifican"

¿Y qué pasará en los próximos meses y en 2008? Tanto la patronal de las cajas, la Confederación Española de Cajas de Ahorros (CECA), como la de los bancos, la Asociación Española de Bancos, lo han dicho con rotundidad: los créditos se van a poner más caros. Por si fuera poco, también lo corrobora el Banco Central Europeo (BCE). "Los bancos comerciales de la zona euro han endurecido las condiciones para conceder créditos, dadas las turbulencias que la crisis de las hipotecas de alto riesgo de EE UU ha generado en los mercados financieros" y continuarán con esta tendencia mientras persistan estos factores, según un informe de la institución.

"Ha habido mala suerte. Si no se hubiera juntado la crisis de liquidez de los mercados con la caída del ciclo económico, los créditos subirían menos de lo que probablemente van a hacer", explica un alto ejecutivo de una caja de ahorros.

Otras entidades, como el BBVA, apuntan que no todos se encarecerán igual. "Los préstamos a las empresas ya están subiendo y los que se conceden para el consumo, también. Lo que será más difícil es elevar los hipotecarios, porque la competencia es feroz y los clientes no aceptarán fácilmente que se incremente el diferencial sobre el Euríbor". Las entidades financieras aseguran que lo que se han encarecido las hipotecas hasta ahora ha sido sólo para repercutir el Euríbor, pero no porque hayan aumentado sus márgenes. España es un caso atípico en Europa ya que tiene la mayoría de los créditos referenciados al Euríbor, mientras que en los demás países son a tipo fijo.

¿Y qué rumbo seguirá el Euríbor? No hay consenso. Algunos banqueros creen al Gobierno cuando dice que ha tocado techo y que ahora le toca bajar. Pero otros, que son la mayoría de los encuestados, apuestan por que, en el mejor de los casos, se quede en los niveles actuales, y descartan las bajadas. "En seis meses el índice seguirá como está. Luego dependerá de cómo vea el BCE la inflación. Lo puede subir o no", explica Roberto Higuera, director financiero del Banco Popular.

Al margen de lo que haga el Euríbor, la gran discusión entre los banqueros es si se elevarán los márgenes de los créditos. Con matices, pero hay consenso entre las grandes cajas y bancos. "La burbuja de optimismo ha explotado. No se justifican los bajos precios de los créditos, por lo que habrá que subir los márgenes", señalan en el Banco Popular.

Juan Ramón Quintás, presidente de la CECA, cree que la desaceleración económica obligará a las entidades a ser más prudentes "porque va a subir la morosidad. Habrá que elevar la prima de riesgo y eso se traduce en precios más altos en los créditos y en menores volúmenes".

Desde el BBVA se apunta que la nueva situación se va a notar en que el sector "será más cuidadoso con las condiciones de los préstamos. No habrá rebajas ni se podrá tasar con el optimismo del pasado". También señala otro aspecto interesante: "Las entidades distinguirán mejor entre los buenos y los malos clientes, algo que ahora no se hace mucho".

No obstante, la banca quiere consolar a los clientes y afirma que no sólo subirán los préstamos "sino también los depósitos, lo que beneficia al ahorrador". Los depósitos de alta remuneración ya no son exclusivos de las entidades por Internet, sino también de los que tienen grandes redes de oficinas a pie de calle. Hasta el momento, el gancho más atractivo es el de Caixa Penedès, que ofrece un depósito al 5,25% TAE a un año para las nuevas inversiones. Es decir, 0,55 puntos más que el Euríbor. Cualquier cosa para ganar liquidez y clientes.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 7 de octubre de 2007