Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:HAIM RAMON | Viceprimer ministro de Israel

"Irán es una amenaza para todos, no sólo para Israel"

Haim Ramon, abogado de 57 años, era una figura emergente del laborismo israelí, pero no dudó ni un minuto en irse con Ariel Sharon cuando éste dejó el Likud y decidió formar su propio partido, Kadima, en noviembre de 2005. Ahora, Ramon es uno de los ideólogos de la formación y se ha convertido en hombre de confianza del primer ministro, Ehud Olmert.

En una entrevista ayer en Madrid, ciudad que visita para la inauguración oficial de la Casa Sefarad, Ramon mostró un moderado optimismo en el proceso emprendido por Olmert y el presidente palestino, Mahmud Abbas, para intentar conseguir un acuerdo destinado a servir de base para retomar las negociaciones de paz.

Contra Irán y Siria, el viceprimer ministro lanzó duras acusaciones. "Son los principales patrocinadores del terrorismo en todo el mundo", afirmó Ramon, que antes de viceprimer ministro fue titular de Justicia, cargo que tuvo que dejar en agosto de 2006 tras ser acusado (y condenado en enero pasado) de acoso sexual por besar a una soldado. Sin embargo, Ramon no quiso comentar la noticia confirmada ayer, por primera vez, por Israel: que el Ejército bombardeó un objetivo en territorio sirio el 6 de septiembre.

"La gente en Gaza está sufriendo, pero no por nuestra culpa, sino por culpa de Hamás. Ellos son los responsables del lanzamiento de misiles"

"Firmar un acuerdo de paz con Hamás es ahora tan poco posible como firmar un acuerdo de paz con Al Qaeda"

Pregunta. ¿Qué espera de la conferencia de paz sobre Oriente Próximo que se celebrará en Estados Unidos en noviembre?

Respuesta. El señor Olmert y el señor Abbas han estado hablando los últimos dos meses sobre los temas fundamentales para preparar esa reunión. Nadie sabe los detalles todavía, pero que hayan decidido poner en común puntos de discusión es una buena señal. Las partes van a trabajar este mes para intentar formular las ideas de los dos líderes y alcanzar una declaración conjunta que será la base para la conferencia de paz de noviembre. El escenario es bueno. Confío en que todo salga bien.

P. Usted se ha encargado de dibujar un mapa para la división de Jerusalén basado en el principio de que los barrios habitados por judíos se quedarán en Israel y los habitados por palestinos se quedarán en el eventual Estado palestino. No parece que los palestinos vayan a aceptarlo, ni tampoco algunos miembros de su partido. ¿Sigue defendiendo la propuesta?

R. Por supuesto. Los barrios judíos, incluidos los que fueron construidos después de 1967, serían la capital de Israel. Y los barrios poblados por palestinos en Jerusalén quedarían bajo la soberanía palestina. Las zonas santas permanecerían bajo un régimen especial. Es una propuesta razonable, acorde con los intereses de ambos lados.

P. Siria dice que no acudirá a la reunión de EE UU si la agenda no incluye el retorno de los Altos del Golán. ¿Es razonable?

R. El problema de Siria es que no está preparado para la negociación. Ellos quieren que Israel les dé los Altos del Golán, y después ya hablaremos del resto de temas pendientes. Ésa no es la forma de conducir una negociación seria. Si Siria no acude a la conferencia de paz, no será por los Altos del Golán, sino porque está desempeñando un papel negativo al respaldar a los extremistas, siendo uno de los grandes aliados de Irán y suministrando armas a Hezbolá. Siria e Irán son los principales patrocinadores del terrorismo.

P. ¿Serviría para algo un pacto en Oriente Próximo sin Siria?

R. El principal asunto que debemos tratar en Estados Unidos es la relación entre israelíes y palestinos. Si alcanzamos una declaración conjunta que tenga el respaldo de la comunidad internacional -incluidos los países árabes moderados, como Egipto, Jordania, Arabia Saudí, Emiratos...-, será un paso importante para alcanzar la paz. Esté o no Siria.

P. ¿Y sin estar presente Hamás?

R. Firmar un acuerdo de paz con Hamás es ahora tan poco posible como firmar un acuerdo de paz con Al Qaeda. Hamás es un movimiento extremista religioso que quiere destruir Israel. No aceptan lo que hoy acepta el consenso internacional: que la solución para el conflicto es la de los dos Estados, el israelí y el palestino. En Estados Unidos, las partes reconocerán que ésta es la solución y que deben negociar con ese objetivo. Hamás, con el respaldo de Irán y Siria, es nuestro enemigo.

P. La situación en Gaza es cada vez más insostenible. Israel ha autorizado el corte del suministro de gas, electricidad y combustible a los 1,5 millones de habitantes de la franja. ¿Está justificado?

R. Es un problema. Pero ningún país toleraría una situación como la nuestra. A diario se disparan misiles desde Gaza contra nuestro territorio, contra niños que van al colegio... Es imposible vivir así. Si Marruecos fuera ocupado por Al Qaeda y los terroristas lanzaran cohetes contra España, seguro que España también tomaría medidas.

P. Pero las represalias no afectan sólo a Hamás, sino a todos los habitantes de la franja...

R. La gente en Gaza está sufriendo, pero no por nuestra culpa, sino por culpa de Hamás. Ellos son los responsables del lanzamiento de misiles, y nosotros simplemente respondemos. No estamos contra la gente en Gaza, sino contra sus autoridades. Creo que habría que imponer sanciones contra Gaza, porque así Hamás no podría dirigir el territorio.

P. ¿Por qué no se puede aceptar un Irán nuclear?

R. Irán es una amenaza para todos, no sólo para Israel. Irán intenta convertirse en una potencia nuclear, mientras declara a diario que quiere destruir Israel. Un país así es un peligro para todo el mundo. Sus misiles nos apuntan y cubren todo el Estado, de norte a sur. Además, desarrolla misiles con alcance suficiente para llegar a Europa occidental: a Madrid, París, Londres... Confío en que no, pero si hay un ataque, estamos preparados para defendernos.

P. ¿Qué hay que hacer?

R. La comunidad internacional tiene que incrementar las sanciones contra Irán cuanto antes.

P. ¿Qué le pareció la decisión de la Universidad de Columbia, de Nueva York, de invitar al presidente iraní, Mahmud Ahmadineyad, a dar una charla?

R. Fue un gran error. No se puede invitar a alguien que niega el Holocausto, que afirma que quiere destruir Israel... Eso está fuera de los límites de la libertad de expresión. La principal razón por la que él niega el Holocausto es porque está preparando un nuevo Holocausto.

P. Hace unos meses, su Gobierno parecía a punto de desaparecer por su debilidad y los casos de corrupción y escándalos, que también le han salpicado a usted. La situación de Olmert parece ahora más estable.

R. El primer ministro fue elegido para cuatro años. Creo que la situación ahora es más estable y que este Gobierno continuará por lo menos un año más, y yo espero que más tiempo.

P. Se dice que Israel es cada vez menos atractivo como destino para los judíos que viven en el extranjero. Por primera vez en 2006, salieron más judíos de los que llegaron. ¿Les preocupa?

R. Nos gustaría que más judíos vinieran a Israel. Pero hay que tener en cuenta que, en los últimos 10-15 años, hemos absorbido más de un millón de inmigrantes. La situación económica y social es mejor ahora. Somos la única comunidad judía del mundo que ha visto crecer la población. Pese a todos nuestros problemas, Israel todavía es el futuro de los judíos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 3 de octubre de 2007