Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El ex alcalde de Guadalest se llevaba a su casa ingresos públicos

El ex alcalde de Guadalest, Juan Bautista Balaguer, del PP, gestionaba en mano recaudación de los dos servicios más importantes de la población: el aparcamiento y la Casa de Orduña. Un informe elaborado por el actual equipo de gobierno local, presidido por la socialista Trinidad Amorós, ha descubierto un desfase entre la recaudación y el ingreso reflejado en las arcas municipales. El documento ha sido trasladado a la Sindicatura de Cuentas.

El documento concluye en que el déficit es de casi dos millones de euros, cantidad muy elevada si se tiene en cuenta que el presupuesto anual es de 400.000 euros. La principal actividad de esta localidad de 200 habitantes y muy cercana a Benidorm es el turismo, por lo que el aparcamiento municipal y la entrada a la Casa Orduña son dos fuentes de ingresos de vital importancia. Según el informe económico, no se seguía ningún tipo de control respecto a los ingresos percibidos y era el propio Balaguer el que recibía en su casa la recaudación diaria "en mano" por parte de los trabajadores sin que figurara en ningún registro. El nuevo equipo de gobierno ha tenido que recurrir a las imprentas que emitían las entradas del aparcamiento y el museo Orduña para calcular los ingresos. De un pormenorizado estudio concluyen que, de diciembre de 2004 a mayo de 2007, el consistorio debería haber ingresado 255.000 euros, pero ingresó 92.303 euros por el estacionamiento de vehículos. En el museo, desde abril de 2004 a agosto de 2006, los ingresos municipales deberían ser de 750.000 euros, pero fueron de 504.622.

'Sin papeles'

El documento analiza la "falta de coherencia" entre los ingresos de este año en julio y agosto -cuando el PSPV ha normalizado la situación del aparcamiento y el museo- con los de años anteriores. Así, en agosto de este año se han recaudado 73.694 euros por entradas a la Casa Orduña, cantidad cinco veces superior a los 14.990 de 2006, 19.033 de 2005, 18.655 de 2003 y 22.988 de 2002. El número de turistas y el precio no han variado.

El informe también revela que el ex regidor tuvo trabajando a inmigrantes ilegales y sin contrato. Los dos trabajadores del aparcamiento municipal carecían de contrato y uno de ellos "no tenía permiso de residencia y trabajo", al estar en "situación irregular".

También era costumbre efectuar pagos a personas físicas sin relación contractual con el Consistorio, unas cantidades que oscilan entre los 34.000 y los 48.000 euros por año desde 2002, según la información obtenida por los movimientos bancarios y las empresas que facturaban al Consistorio. Algunos eran "familiares directos" del alcalde, que cobraron 10.575 euros en 2002 y 9.171 en 2003. Para colmo, Balaguer, director de una oficina de Caixacallosa, libraba letras de cambio contra las cuentas del Ayuntamiento, en las que el Consistorio figura como librado y librador.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 2 de octubre de 2007