Rajoy pedirá explicaciones a Zapatero en el Congreso sobre el conflicto del fútbol

La vicepresidenta dice que 'la guerra' no puede implicar "un perjuicio para los ciudadanos"

El presidente del PP, Mariano Rajoy, entró ayer en el debate futbolístico, al anunciar que "en unos días" exigirá en el Congreso al presidente José Luis Rodríguez Zapatero explicaciones sobre el conflicto por las retransmisiones televisivas de los partidos de fútbol de la Liga. El PP, que provocó a finales de los noventa la primera guerra del fútbol, pide ahora cuentas a Zapatero después de difundirse que varios de los máximos directivos de Mediapro y La Sexta, que han desencadenado esta segunda guerra, tienen estrechas relaciones con el presidente del Ejecutivo.

Más información

Rajoy hizo ese anuncio en Córdoba al comentar que el jueves pasado fue Sogecable -empresa cuyo accionista mayoritario es el Grupo PRISA, editor de EL PAÍS- la que retransmitió a través de su plataforma de pago Digital + el partido Real Madrid-Betis. La Sexta, en cuyo accionariado participa Mediapro, no pudo hacerlo porque el Madrid no le autorizó ya que los derechos del club corresponden a Audiovisual Sport (AVS).

"Quizás el Gobierno tenga algo que decir en relación con este asunto", dijo Rajoy, quien añadió que son "los españoles lo que han padecido las consecuencias" debido a litigios como el que se produjo el jueves en el estadio Santiago Bernabéu. La Sexta, que ya ha emitido otros partidos en abierto gracias a que Mediapro le ha cedido la señal -sin autorización de AVS- había anunciado que difundiría también ese partido en abierto, pero solamente llegó a emitir los minutos de calentamiento previos al encuentro.

Ley de "interés general"

Por primera vez desde 1997, cuando se promulgó la Ley de Retransmisiones Deportivas, los espectadores no pudieron ver un partido de Liga en abierto. AVS, la empresa que decide qué partidos se televisan en abierto, en cerrado y en pago por visión, decidió que en la pasada jornada La Sexta debía emitir el Sevilla-Espanyol, que se disputó el martes. Pero la cadena optó por no emitir ese partido, que había sido declarado de "interés general".

El PP pide ahora cuentas a Zapatero del cumplimiento de una ley que ha sido vulnerada por La Sexta, una cadena de televisión cuyos principales directivos son amigos del presidente del Gobierno. Éste es el caso del consejero delegado y del director de la cadena, José Miguel Contreras y Antonio García Ferreras, respectivamente. Ayer, la vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, mantuvo una aparente equidistancia entre las partes en conflicto e hizo un llamamiento para que alcancen un acuerdo.

En la conferencia de prensa posterior al Consejo de Ministros, Fernández de la Vega dijo que "un conflicto entre empresas" no puede implicar "un perjuicio para los ciudadanos". Y agregó que el Gobierno espera que esta segunda guerra del fútbol "se resuelva de la manera más positiva cuanto antes".

La Sexta ha venido emitiendo desde el inicio del campeonato partidos sobre los que carecía de derechos. Algunas jornadas ha difundido hasta tres encuentros en abierto. AVS ha demandado a Mediapro por incumplir el contrato que detallaba el reparto de los partidos televisivos. Además, la empresa dueña de los derechos ha reclamado a la productora catalana, presidida por Jaume Roures, 70 millones de euros.

El conflicto en torno al Madrid-Betis ha escenificado la ruptura entre los dos socios de AVS: Sogecable (propietario del 80%) y la televisión pública catalana TV-3 (20%).

Esta cadena dijo ayer que "utilizará las vías legales a su alcance, incluso la judicial, para exigir las responsabilidades de todo tipo que se han producido y para garantizar, en interés de AVS, la explotación pacífica del fútbol frente a todos aquellos que incumplan sus compromisos".

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 28 de septiembre de 2007.

Lo más visto en...

Top 50