Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los anglicanos dejarán de ordenar curas gays para evitar un cisma

Washington

En un intento por evitar el cisma, los obispos protestantes de Estados Unidos y Reino Unido instaron ayer a los líderes episcopalianos a que se abstengan de designar como sacerdotes a gays o lesbianas. Reunidos esta semana en Nueva Orleans, los obispos protestantes también anunciaron que no autorizarán el uso de los rituales de la iglesia para bendecir matrimonios homosexuales.

La Iglesia episcopaliana de EE UU es la rama de la Iglesia anglicana que tiene 77 millones de miembros en todo el mundo. A la reunión asistió el líder espiritual de la iglesia anglicana, Rowan Williams, arzobispo de Canterbury.

La posibilidad de un cisma en la Iglesia episcopaliana de EE UU se planteó en 2003, cuando fue consagrado Gene Robinson como el primer obispo abiertamente homosexual. El escándalo causado por su ordenación episcopal impulsó a los obispos reunidos en África a comienzos de este año a pedir que la Iglesia estadounidense deje clara su decisión de no volver a ordenar como obispo a un homosexual, ni que permita la unión de parejas del mismo sexo.

Con el acuerdo adoptado, la iglesia protestante se acerca a la católica, que tampoco permite la ordenación de homosexuales.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 27 de septiembre de 2007