Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

El Euríbor sube al 4,72% en septiembre

El nuevo tipo referencial encarece en 85 euros la cuota mensual del préstamo medio para adquisición de vivienda

Septiembre también. Éste será el 24º mes consecutivo de subida de las hipotecas que estén referenciadas al Euríbor, la principal referencia de los préstamos para comprar casas. El Euríbor hipotecario sube al 4,72%, con lo que alcanza su nivel más alto desde diciembre de 2000. Lo notarán en el bolsillo quienes vayan a revisar su hipoteca con el dato de este mes, que el Banco de España hará oficial a mediados de octubre.

El nuevo tipo referencial encarece en 85 euros la cuota mensual del préstamo medio para adquisición de vivienda

Solbes dice que puede que los bancos y cajas hayan dado "mala información" a algunos clientes sobre los tipos

El índice sube durante 24 meses consecutivos y alcanza su nivel más alto desde diciembre de 2000

La subida de la cuota mensual es diferente para cada préstamo en función de tres variables: el plazo, el diferencial al que esté contratado el préstamo con respecto al Euríbor y, obviamente, la cuantía de la hipoteca. Para una hipoteca media de 150.000 euros a 25 años y con un diferencial de 0,50 puntos sobre el Euríbor, la cuota mensual subirá en torno a 85 euros al comparar el dato de este mes con el 3,715% en que se situó el Euríbor hipotecario en septiembre de 2006.

La revisión es de un punto, muy lejos por tanto de las subidas de más de dos puntos como las que castigaron a los compradores de casa durante varios meses del año 2000. Pero se aplica a los hipotecados que sufrieron en septiembre de 2006 una subida de punto y medio, la mayor de los últimos años. Con ello, la subida de la cuota ha sido en dos años de unos 206 euros mensuales para esa hipoteca de 150.000 euros a 25 años.

El impacto del plazo

El impacto de la revisión se acentúa notablemente cuando se alarga la duración del préstamo y también aumenta ligeramente si el diferencial con el Euríbor que se tiene contratado es mayor de 0,50 puntos.

El Euríbor es, como señala el acrónimo, el tipo de interés al que los bancos se ofrecen euros entre sí (Euro InterBank Offered Rate). La Federación Bancaria Europea lo calcula diariamente con los datos del mercado a diferentes plazos. Con los tipos de cada día del Euríbor a 12 meses se calcula una media mensual que es la que se aplica, con un diferencial, a los créditos hipotecarios. Los datos de hoy y mañana harán subir alguna milésima el Euríbor con respecto a ese 4,72%.

El Euríbor suele adelantar los movimientos de los tipos de interés oficiales. En las últimas semanas la brecha entre ambos se ha ensanchado hasta niveles poco frecuentes. Los tipos de interés del Banco Central Europeo están en el 4% y el Euríbor está en más del 4,7%. Esa diferencia tan grande no responde tanto a las expectativas de nuevas subidas de tipos como a las tensiones de liquidez que han sacudido el mercado financiero.

La cuestión es si esas tensiones están haciendo al BCE el trabajo de restricción monetaria que podría perseguir con una subida de tipos. Así parece. Mientras haya tensiones de liquidez o turbulencias financieras, habrá menos probabilidad de subidas de tipos. Por el contrario, si las turbulencias desaparecen, el diferencial del Euríbor con respecto a los tipos oficiales tenderá a estrecharse, de modo que las subidas de tipos no se trasladarían íntegramente a las hipotecas. Siendo optimistas, situaciones opuestas conducen a la misma conclusión: que no habrá grandes alzas del Euríbor en los próximos meses.

Revisiones menores

Pero incluso si es verdad que el Euríbor toca techo, quedan muchos meses de revisiones al alza de las hipotecas. Eso sí, cabe prever que antes de fin de año habrá algún retroceso mensual, pequeño, del Euríbor que rompa la racha de 24 ascensos consecutivos. También cabe esperar que la cuantía de las revisiones mensuales al alza de las hipotecas empezará a ser de menos de un punto.

El ministro de Economía y Hacienda, Pedro Solbes, admitió ayer en el Senado que la subida de las hipotecas afecta especialmente "al colectivo de jóvenes, o no tan jóvenes, con bajos ingresos, que contrajeron hipotecas a partir del año 2003 considerando que el tipo de interés iba a ser permanente". "Puede que hayan recibido mala información por parte de las instituciones financieras, porque era evidente que el tipo de interés no podía ser permanente en una hipoteca de tipo variable".

El vicepresidente, que hace unas semanas señaló que los tipos estaban cerca de tocar su techo, añadió que el Gobierno ha trabajado para que sea más fácil cambiar de hipotecas y conseguir más transparencia en el sector de unificadores de crédito, que con frecuencia refinancian préstamos en situaciones difíciles.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 27 de septiembre de 2007