Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los científicos hallan una forma de medir físicamente la gravedad de la depresión

Cuantificar la depresión, como el dolor, es una vieja aspiración de los médicos. Una onda que se produce en el lóbulo occipital del cerebro -la llamada P300- y que se corresponde con la zona que se dedica a la visión puede ser una clave para conseguir lo primero. El estudio, que se publica en las Actas Españolas de Psiquiatría, muestra que hay una relación entre el retraso y la disminución de la intensidad de esta onda y el grado de depresión.

Los autores, del departamento de Psicología y Psiquiatría médica de la Facultad de Medicina de la Universidad Complutense de Madrid y el Instituto Rafael Coullaut de Psiquiatría, hicieron el ensayo con 40 voluntarios, 21 que hicieron de grupo de control y 19 con una depresión diagnosticada. Se les sometió a diversos estímulos sensoriales (sonidos, imágenes). El resultado, tras medir la onda P300, fue que las personas con depresión responden peor a los estímulos visuales, y que ese retraso se puede medir.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 23 de septiembre de 2007