Gómez afronta la cumbre del PSM en medio de la polémica

Tomás Gómez, según distintas voces de casi todos los sectores de su partido, no se va a encontrar muchos discuros discordantes con el suyo en el comité regional que se celebra mañana. "Es una simple presentación de propuestas", explica un miembro de la ejecutiva. El máximo órgano del PSM explicará ante distintos delegados su trabajo en los últimos meses. También habrá tiempo para los "ruegos y preguntas". Una fase incontrolable que, en este caso, podría servir para discutir en público la decisión de Gómez de pedir a la presidenta regional la supresión del impuesto del patrimonio.

En el PSM, todos los consultados coinciden en que la propuesta de Gómez no derivará en una polémica "cara a cara". Principalmente, "porque el activo político de Tomás todavía está intacto y su apoyo desde Moncloa, también", según analiza un parlamentario regional que en su momento apoyó al nuevo secretario general.

Aunque varios parlamentarios han señalado que el asunto del impuesto del patrimonio "entra en colisión con el proyecto socialista en su vertiente estructural", la reciente elección de Tomás Gómez por una gran mayoría y la percepción de que "es el candidato que quiere Zapatero" van a frenar las voces disidentes, según el análisis de veteranos del partido con peso en la Asamblea.

Aunque los escasos partidarios de José Cepeda y Manuel García-Hierro, rivales en el precongreso del pasado julio, "se están frotando las manos", prosiguen.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS