La Sexta y Mediapro piratean otros dos partidos de fútbol

El Murcia y el Sevilla vetan el acceso a las cámaras de Audiovisual Sport

Por tercera jornada de Liga consecutiva, La Sexta y su principal accionista, la productora Mediapro, han vulnerado el pacto del fútbol televisado alcanzado hace un año. La cadena emitió ayer en abierto dos partidos, el Murcia-Atlético de Madrid y el Sevilla-Recreativo, cuyos derechos correspondían a Audiovisual Sport (AVS). Además, el Valencia impidió el sábado a esta última compañía el acceso a la señal del partido que disputó frente al Valladolid.

Más información

Tanto los directivos del Murcia como los del Sevilla prohibieron ayer la entrada de las cámaras a Audiovisual Sport, la empresa propietaria de los derechos de las imágenes de la Liga y la Copa de fútbol, de cuyo accionariado forman parte la televisión autonómica de Cataluña (20%) y Sogecable (80%). Por contra, ambos clubes autorizaron el acceso a los equipos técnicos de Mediapro, la productora encargada de comercializar el fútbol en abierto, que cedió la señal exclusivamente a la cadena de la que es accionista.

La Sexta ofreció así, en abierto, las imágenes procedentes de los campos del Murcia y del Sevilla, vulnerando nuevamente el acuerdo suscrito en julio de 2006 por AVS y Mediapro para el reparto de los derechos audiovisuales del fútbol.

Antes del comienzo del partido (17.00), un equipo técnico de AVS acudió al campo del Murcia (Nueva Condomina) para retransmitir el partido y ceder la señal a Digital y a las empresas de cable que ofrecen fútbol a través del sistema de pago por visión. "El club vetó la entrada de nuestras cámaras y sólo autorizó las de Mediapro", explicaron fuentes de AVS, que calificaron de "auténtico pirateo" la actuación de La Sexta y de Mediapro. Lo mismo ocurrió dos horas más tarde a las puertas del Sánchez Pizjuán, el estadio del Sevilla. En ambos caso un notario levantó acta del veto.

El Murcia y el Sevilla argumentan que han cedido sus derechos audiovisuales a Mediapro. Distinta es la postura de los dos equipos visitantes, contrarios a la actuación de la productora de Jaume Roures. El Atlético de Madrid es uno de los clubes que han remitido un escrito a las partes enfrentadas (la Liga, AVS y Mediapro) para remarcar que ha cedido sus derechos a Audiovisual Sport y que todas aquellas retransmisiones de sus partidos no autorizadas expresamente por esta compañía se realizarán en contra de la voluntad del Atlético de Madrid. En similares términos se ha pronunciado el Recreativo.

El fin de un modelo

El nuevo boicot abanderado por Mediapro impidió ayer la retransmisión del Murcia-Atlético de Madrid y del Sevilla-Recreativo en pago por visión a través de la plataforma por satélite Digital + y de cableoperadores como Ono o Imagenio, como estaba inicialmente previsto. La Sexta ofreció ambos encuentros en abierto pese a que el día anterior había ya retransmitido el único partido al que, según los pactos en vigor, tenía derecho (el Athletic de Bilbao-Real Zaragoza).

Ya el mismo sábado Mediapro había impedido la difusión en taquilla del Valencia-Valladolid. Las cámaras de AVS fueron vetadas en Mestalla. El club valenciano sólo autorizó la entrada a los equipos de la productora catalana. Este partido, sin embargo, no fue emitido por La Sexta, ya que a la misma hora ofrecía la semifinal del Europeo de Baloncesto entre España y Grecia.

Mediapro grabó el partido pero las imágenes no pasaron por las cadenas españolas. Debería haberse visto en las pantallas de Digital + y de las empresas que ofrecen televisión por cable, pero el Valencia-Valladolid pasará a la historia por ser el primer partido de la Liga que en los últimos diez años no televisa ninguna cadena española. Mediapro no distribuyó la señal a los canales en abierto y tampoco a Audiovisual Sport. La productora acabó de un plumazo con un modelo de explotación del fútbol español que se ha mantenido estable durante dos lustros.

La grabación estaba destinada al mercado internacional y a la elaboración de los resúmenes de los partidos, ya que Mediapro es la encargada de comercializar tales derechos. "Paradójicamente, el partido se ha podido ver sólo fuera de España", comentaron fuentes del AVS. Una circunstancia que ha sido posible "gracias a una ilegalidad de Mediapro y la complicidad del Valencia", añadieron.

Daños y perjuicios

Audiovisual Sport, empresa en cuyo accionariado están presentes la televisión autonómica de Cataluña (TV-3) y Sogecable (participada por el Grupo PRISA, editor de EL PAÍS), ampliará la demanda interpuesta este verano contra Mediapro por incumplimiento de contrato. El conflicto estalló poco antes del comienzo de la Liga, cuando Mediapro, la productora presidida por Jaume Roures, planteó la ruptura el pacto alcanzado el 24 de julio de 2006 con AVS.

Aquel acuerdo ratificaba un modelo de explotación de la Liga que incluía un partido en abierto (La Sexta), otro codificado (Canal +) y el resto en pago por visión (Digital + y cableoperadores). AVS subrayó ayer que defenderá sus intereses ante los tribunales e "irá sumando los daños y perjuicios por las retransmisiones ilegales y piratas de La Sexta".

* Este artículo apareció en la edición impresa del domingo, 16 de septiembre de 2007.

Lo más visto en...

Top 50