Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rajoy recurre a la bandera de España para atacar al Gobierno

De la Vega replica que con gobiernos del PP la enseña no ondeaba en algunos consistorios

El Partido Popular ha decidido que ya es hora de hacer cumplir la ley y que la bandera española ondee en todos los edificios públicos, una condición especialmente difícil de cumplir en ayuntamientos de corte nacionalista en Euskadi y Cataluña. Ésta es la exigencia que trasladó ayer al Gobierno el presidente del PP, Mariano Rajoy, que se desplazó a Bilbao y dio público apoyo a la alcaldesa de Lizartza, Regina Otaola. Desde el Gobierno, la vicepresidenta le recordó a Rajoy que las banderas tampoco se ponían cuando gobernaba el PP.

Fue la alcaldesa de Lizartza la que encendió la mecha de este argumento de los populares el pasado 7 de septiembre, al colocar la bandera de España, como manda la ley, en el balcón del Ayuntamiento de esta localidad. La alcaldesa Otaola fue gravemente insultada e incluso amenazada de muerte en los días siguientes por miembros de la izquierda radical abertzale del pueblo. En 24 horas, la bandera española fue tapada con una ikurriña.

En su visita a Euskadi, donde participó en una reunión del PP vasco, Rajoy exigió que en los ayuntamientos difíciles "se cumpla la ley, que las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado actúen con contundencia y firmeza democrática, que se cumpla lo que dice el ordenamiento jurídico". Según Rajoy, "no hay ningún país del mundo donde la bandera nacional no ondee en las instituciones". Rajoy también opinó que el Gobierno de Zapatero fomenta la radicalidad y los independentismos. El PP ha presentado una iniciativa en el Congreso para que se modifique la ley y aquellos cargos públicos que no cumplan con las banderas sean inhabilitados.

Preguntada por este asunto tras el Consejo de Ministros, la vicepresidenta María Teresa Fernández de la Vega aclaró que el problema de las banderas no sólo es recurrente, sino que ocurrió exactamente igual que durante los ocho años de gobierno de ese partido, en los que no reforzó la ley para evitarlo ni abrió este debate. En cuanto a la radicalidad, respondió a Rajoy que él y su partido son los más radicales en estos momentos, adoptando "una posición irresponsable".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 15 de septiembre de 2007