Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La proporción de alumnos que estudia en valenciano en la ESO cae 7 puntos

El valenciano goza de buena salud. Al menos, esa es la interpretación que hizo ayer el consejero de Educación, Alejandro Font de Mora, en la presentación de la macroencuesta sociológia realizada entre los más 600.000 habitantes censados de la ciudad de Valencia entre los años 1993 y 2006. "El 56,3% de los ciudadanos sabe hablar bien el valenciano, el 57,5% sabe leerlo y el 40,3% lo escribe", concluye.

Los datos en materia educativa, sin embargo, parecen contradecir esta imagen de fortaleza. Si se compara la proporción de alumnos que el curso 1995-1996 estudiaba en valenciano en todas las etapas (3.703) y el que siguió estudiando en línea en valenciano al pasar a Secundaria (906 alumnos), la proporción establecía una continuidad del 33%. Mientras que, diez años después, el curso pasado 2006-2007 de los 12.946 alumnos matriculados en total en los grupos de línea en valenciano, sólo 3.433 estaban en el nivel de Enseñanza Secundaria Obligatoria (ESO), con lo que la proporción actual está en el 26%, lo que supone una caída de 7 puntos.

Aunque lo cierto es que "el aumento del conocimiento del valenciano, tanto escrito como hablado" se encuentra en el grupo más joven de los encuestados: lo que tienen entre 15 y 24 años, que no sólo muestra mejores resultados en las cuatro habilidades lingüísticas (comprensión, lectura, escritura y uso social), sino que también es el más cualificado académicamente gracias a los programas de inmersión lingüística y los grupos que permiten cursar las enseñanzas regladas en valenciano.

Esto facilita que los jóvenes "usen indistintamente" las dos lenguas cooficiales en mayor grado que los adultos en todos los ámbitos de la vida laboral y social.

Aunque, en general, el "uso social" del valenciano -más allá de este creciente "bilingüismo" al que se acoge el consejero en su interpretación de los datos- se "mantiene igual", con un fuerte predominio del castellano en todos los ámbitos de uso social, incluido el familiar. Hasta un 72,5% de encuestados confiesa que en casa habla castelleno, frente al 17,1% que lo hace en valenciano y el 10,4% que lo hace en ambas lenguas indistintamente.

Lo mismo ocurre con los amigos: el 67,7% lo hace en castellano, frente al 14% que lo hace en valenciano y al 18,1% que usa ambas lenguas. En el trabajo, el 64,1% sigue dirigiéndose en castellano. Y la cifra se dispara al 71,4% cuando se va de compras y al 73,4% si lo hace en una gran superficie.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 14 de septiembre de 2007