Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:Inquietud en los mercados

El rutinario orden del día del guardián del euro

El consejo del Banco Central Europeo tiene un calendario tan estricto como la monótona prudencia de su presidente ante la prensa

El Consejo de Gobierno del Banco Central Europeo (BCE) se reúne cada dos semanas, casi siempre en jueves. Sólo debate sobre posibles movimientos de tipos de interés durante la primera reunión mensual, a la que sigue siempre una rueda de prensa del presidente del BCE Jean-Claude Trichet. Explica éste la decisión tomada respecto al precio del dinero y sugiere las posibles medidas a adoptar por el Consejo de Gobierno en el mes siguiente. El Consejo se compone de los gobernadores de los bancos centrales nacionales de los 13 países de la zona euro y el Comité Ejecutivo, formado por el presidente del BCE, el vicepresidente y otros cuatro miembros.

Tanto la reunión como la conferencia se celebran por regla general en el rascacielos conocido como Eurotower, por albergar la sede central del banco de bancos europeo. Se levanta 148 metros sobre el centro de Fráncfort, capital financiera de Alemania y sede de su principal bolsa de valores. También la capital financiera de la eurozona, que el Consejo de Gobierno tiene la costumbre de abandonar en pleno dos veces al año para celebrar dos reuniones anuales fuera de Fráncfort. En 2007, Trichet dio su rueda de prensa del pasado 10 de mayo en el Banco Central irlandés. En octubre, la reunión del día 4 y la posterior rueda de prensa tendrán lugar en la sede del Banco Nacional austriaco en Viena.

En 2001 el predecesor de Trichet al frente del BCE, el holandés Wim Duisenberg, consideró que discutir sobre tipos de interés " cada dos semanas conduce a una mayor especulación y volatilidad de los mercados". El BCE había debatido hasta entonces quincenalmente la evolución monetaria y económica para tomar decisiones sobre el precio del dinero. Desde entonces, los órganos rectores del BCE dedican su segunda reunión mensual a debatir otras materias de las que el BCE es responsable. Sólo en casos urgentes tratan sobre eventuales cambios en los tipos de interés.

Trichet ha mantenido un rumbo fijo en su gobierno del BCE desde que asumió su cargo en 2003. El propio estatuto del BCE dicta qué dirección deben tomar todos los pasos de los guardianes del euro: el cuidado de la estabilidad de los precios en la eurozona, llueva o truene en los mercados o en los gobiernos nacionales de la Unión Europea.

Las ruedas de prensa de Trichet se distinguen por la monotonía del discurso y el cuidado invertido por el presidente en que sus palabras no causen ningún descalabro en los mercados europeos. Suelen derivar en un toma y daca con los periodistas, que insisten en solicitar detalles una y otra vez. El alivio de Trichet cuando los periodistas cambian de tercio es patente. Elogia entonces el guardián del dinero a su interlocutor o la "inteligente pregunta", a la que si es necesario responderá con otra de sus letanías.

El discurso del francés se apasiona un tanto cuando le hablan de sus compatriotas críticos con la política del banco. Y entonces iza la bandera de la inviolable independencia del banco emisor.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 6 de septiembre de 2007