Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Hereu y los empresarios catalanes exigen a Fomento más inversiones y a mejor ritmo

Los agentes sociales exponen a la ministra que el aeropuerto tiene que ser cogestionado

Jordi Hereu, alcalde de Barcelona, y un nutrido grupo de representantes del sector económico y social expresaron ayer a la ministra de Fomento, Magdalena Álvarez, lo que se ha convertido prácticamente en un clamor: más inversiones, con un ritmo más acelerado y conociendo y asumiendo los criterios que se plantean desde el territorio, no a 600 kilómetros de distancia. La misma petición para todas las infraestructuras, especialmente las ferroviarias y aeroportuarias. Fue un encuentro sin decisiones, pero muy útil y positivo. En eso coincidieron todos.

La reunión fue convocada por el Ministerio de Fomento, en un intento más de limar las asperezas surgidas por los continuos problemas que se producen en las infraestructuras que dependen de él, con Cercanías y el AVE a la cabeza. El resultado del encuentro -una comida que se prolongó hasta pasadas las cinco de la tarde- fue considerado positivo prácticamente por todos los asistentes, aunque sólo fuera porque fue un marco apropiado en el que todos pudieron explicar directamente lo que se plantea en numerosos actos y suele ser transmitido por las instituciones catalanas a la Administración central. Ayer, por ejemplo, agentes de tanto peso en la economía catalana como la Cámara de Comercio y organizaiones empresariales, explicaron directamente a la ministra por qué Cataluña y Barcelona reclaman tener voz en el diseño de las infraestructuras de las que depende en buena medida el desarrollo económico de Barcelona, de toda el área metropolitana y, en extensión, de toda Cataluña.

Agilidad

Otra de las reflexiones que se reiteraron en la reunión fue la necesidad de que tanto a corto como a medio y largo plazo la interlocución y la toma de decisiones conjunta tienen que ser más ágiles. "Entendemos, porque creo que el sentido era compartido por la mayoría de los que asistimos al encuentro, que el hecho de que el secretario de Infraestructuras, Víctor Morlán, siga de cerca desde hace un mes todas las incidencias y conozca el día a día de Cercanías, por ejemplo, es algo positivo que tiene que proseguir cuando se haya solventado la llegada del AVE y se afronte el desarrollo de un nuevo plan ferroviario, porque ese será el reto a medio plazo", apuntaba ayer Jordi Hereu.

No obstante, el alcalde de Barcelona dudó de que, como anunció el Ministerio de Fomento, el próximo 21 de diciembre -fecha prevista de llegada del AVE- estén solucionados los problemas de transportes en Barcelona. "Lo que sí espero es que antes de diciembre recuperemos la normalidad de Cercanías", precisó.

No hubo ningún tipo de decisiones, tampoco promesas, pero fue "muy positivo" hablar abiertamente las cosas de forma directa, apuntaron fuentes del Ministerio de Fomento.

Hereu opina que tan importante es lograr normalizar las Cercanías en los próximos meses como desarrollar sin pausa un plan ferroviario y concretar las inversiones: "Eso se puede hacer con independencia del debate sobre las competencias del Estatuto", remachó.

El futuro de trenes y aviones

El encuentro tuvo como epicentro la crisis del sistema ferroviario de Cercanías, que vive en sobresalto casi constante desde hace meses. Especialmente desde que las obras de la llegada del AVE han generado incidencias en el resto del sistema ferroviario. Pero no fue el único tema sobre la mesa. Ciudad y sector económico demandaron más celeridad en otras inversiones, como las de las infraestructuras, tanto viarias como ferroviarias, del puerto de Barcelona y la concreción, con licitaciones y adjudicaciones, del proyecto de La Sagrera. "Se trata del desarrollo de la ciudad; no podemos esperar más", insistía el alcalde. En la misma línea se planteó la gestión compartida del aeropuerto.

No fue un encuentro del gusto de todos. Por ejemplo, al Partido Popular de Barcelona le pareció más un acto de "complacencia" más hacia la ministra que una reunión con consecuencias positivas para la ciudad.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 6 de septiembre de 2007

Más información