Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
El debate sobre las infraestructuras

Morlán admite el traspaso de los trenes a la Generalitat

"La vía no es que sea de titularidad del Estado, que lo es, sino que es una infraestructura no sometida a referencia por parte del Estatuto". Con estas palabras, el secretario de Estado de Infraestructuras, Víctor Morlán, quiso atajar ayer posibles polémicas por el hecho de que el Estado no incluya las vías en el traspaso del servicio de Cercanías de Renfe a la Generalitat. "La ley orgánica dice que la Generalitat asumirá el servicio ferroviario y todo lo relacionado con el funcionamiento de éste, pero no las infraestructuras", remachó Morlán. Pero, a la vez, el secretario de Estado de Infraestructuras aceptó la posibilidad de que se haga efectivo el traspaso de los trenes.

Es la primera vez que un alto cargo de Fomento admite transferir los trenes. Hasta ahora, lo más que había conseguido el Gobierno catalán era el silencio ante su propuesta.

En la misma línea se expresó el secretario de Movilidad de la Generalitat, Manel Nadal. "El Estatuto habla de Cercanías, no de infraestructuras. Siempre hemos pedido el servicio", dijo Nadal. Sin embargo, el representante del Gobierno catalán no se olvidó de pedir la financiación comprometida por el Ejecutivo central: "La transferencia del servicio tiene que ir acompañada de un compromiso de mantenimiento de la inversión por parte de Adif", subrayó Nadal.

Críticas de CiU

La oposición no ve tan claras las cosas. El diputado Josep Rull, portavoz de CiU en el Parlament en asuntos de Infraestructuras, aseguró que la interpretación que hace el Ministerio de Fomento es más que restrictiva: "Se trata de una lectura draconiana del Estatuto", dijo Rull. En su opinión, los traspasos que admite el Gobierno central no permiten una buena gestión de los servicios de Cercanías y de los de Media Distancia.

"Si la Generalitat no tiene la capacidad de gestión sobre las infraestructuras, es decir, las vías, va a resultar muy difícil incidir en el servicio", dijo Rull. Por ejemplo, Adif tiene que autorizar las frecuencias de paso de los trenes. Podría darse el caso de que la Generalitat, propietaria de Cercanías, decidiera aumentar las frecuencias para satisfacer las demandas y Adif se negara a ello.

La reunión de ayer del Cecof fue tranquila porque en la última semana no se ha producido ninguna avería relevante. Pero hubo algún momento de tensión. El Ministerio de Fomento ha contratado a un asesor de imagen que expresó su malestar por la publicación en este diario de la noticia respecto a la no inclusión de vías en los traspasos de Cercanías. En su opinión, se trata de un golpe bajo del Gobierno catalán.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 4 de septiembre de 2007