Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
El futuro del País Vasco

Sudupe (PNV): "Si se convocara la consulta, ETA atentaría más"

Román Sudupe, ex diputado general de Guipúzcoa (1995-2003) y ex presidente del PNV (1984-1985), advirtió ayer de las consecuencias de celebrar el referéndum que proyecta el lehendakari por sus dudosas posibilidades de éxito y de contribuir al fin del terrorismo. "Dada la estrategia de ETA de fomentar las contradicciones entre nosotros, mucho me temo que si el Gobierno vasco convocara la consulta, ETA reforzaría sus atentados", escribía ayer Sudupe en un artículo publicado en Deia y los diarios del grupo Noticias.

En su escrito, Sudupe, dirigente nacionalista cercano a los postulados del presidente del PNV, Josu Jon Imaz, recuerda que el lehendakari se comprometió a realizar la consulta en ausencia de violencia: "La ausencia de violencia supondría, aún hoy, libertad", escribe. Y añade: "Libertad para que todos los partidos puedan defender sin ninguna coacción sus propuestas (...). Libertad que no existe mientras persista la amenaza de ETA".

"Los partidos políticos deben tener credibilidad en la sociedad y para ello es imprescindible que sean consecuentes con sus compromisos", continúa Sudupe. Esa falta de credibilidad afectaría de lleno al PNV, asegura, si la consulta se realizara existiendo aún ETA, "con la consiguiente pérdida de confianza en el nacionalismo vasco institucional". Asegura Sudupe que "sectores muy importantes están muy preocupados por la gran desestructuración política que se produciría en Euskadi con el debilitamiento del PNV".

El también ex portavoz peneuvista en San Sebastián, argumenta entonces sobre los escasos apoyos que tendría esta consulta, ya que el lehendakari se comprometió a considerar aprobado su plan soberanista si tenía en cada una de las provincias al menos el mismo apoyo que tuvo el actual Estatuto de Gernika. Sudupe recuerda que los apoyos actuales se limitan a PNV, EA, EB y Aralar (ya que PSOE y PP lo rechazan y "no es aventurado suponer que ETA rechazaría el juego político diseñado por el Gobierno vasco"). "Los números son duros", concluye, "con el mapa electoral actual resulta difícil vislumbrar un resultado exitoso de la consulta, sobre todo en Araba".

La consulta en estas circunstancias es una "aventura" que no encaja en un partido "de orden como ha sido y es" el PNV, sino que es más propia de grupos minoritarios y sin responsabilidad. "¿Se pueden poner en riesgo, a expensas del resultado de una apuesta, 112 años de historia de un partido como EAJ-PNV?".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 1 de septiembre de 2007