Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
El futuro del País Vasco

El Gobierno recuerda a Ibarretxe que sólo el Estado puede autorizar un referéndum

Socialistas y populares coinciden en descalificar la propuesta del 'lehendakari'

La vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, advirtió ayer al lehendakari Juan José Ibarretxe que la convocatoria del referéndum está "tasada y delimitada por la Constitución que, a lo largo de diversos artículos, establece los supuestos, los procedimientos y los momentos en que procede". Con ello, aclaró a Ibarretxe que no es un Gobierno autónomo como el suyo sino el Estado "quién tiene competencia exclusiva" para conceder la autorización de convocar las consultas populares o los referendos, según el artículo 149.1 de la Constitución.

Los artículos 62,c y 92.2 de la Constitución precisan que es el Rey quien tiene capacidad para convocar los referendos a propuesta del presidente del Gobierno, previa autorización del Congreso de los Diputados.

La vicepresidenta primera del Gobierno fue muy lacónica en su respuesta al lehendakari, tras el Consejo de Ministros. No entró en el contenido político de la propuesta de Ibarretxe. "Nada que decir y comentar", fue todo lo que dijo sobre el fondo de la cuestión.

No obstante, el Gobierno y el PSOE están preocupados por la actitud de Ibarretxe que -en actitud contradictoria a la del presidente de su partido, el PNV, Josu Jon Imaz-vuelve sobre sus viejos pasos con la pretensión de someter a consulta popular el derecho de los vascos a decidir, aunque aún no ha concretado la fórmula con la que lo materializará ni tampoco si será antes de que acabe la legislatura, en marzo de 2008.

Rodolfo Ares, miembro de la Ejecutiva Federal del PSOE y de la Ejecutiva del PSE, precisó ayer: "Los socialistas no estamos en contra de que los vascos decidan su futuro siempre que la consulta se haga dentro de las reglas de juego, que marcan la Constitución y el Estatuto de Gernika. Dichas reglas establecen que las consultas populares se convocan para ratificar acuerdos políticos previos, como puede ser una reforma del Estatuto. Pero las consultas no se convocan para dividir a los ciudadanos como es la propuesta sobre la que vuelve Ibarretxe".

El dirigente socialista confía en que Ibarretxe, finalmente, no concrete la convocatoria de dicha consulta a la que el propio presidente del PNV, Josu Jon Imaz, le puso una doble condición previa que el lehendakari ha incumplido: que la consulta popular se convoque en ausencia de violencia y con un acuerdo político previo con los partidos vascos con un consenso, como mínimo igual al que tuvo el Estatuto de 1979.

Ares cree que Ibarretxe ha hecho el anuncio de manera ambigua para aglutinar al Gobierno tripartito vasco ya que sus socios, Eusko Alkartasuna y Ezker Batua, y una parte del PNV, la soberanista que encabeza Joseba Egibar, le vienen presionando en esa dirección.

El coordinador de IU, Gaspar Llamazares, -cuyo partido está federado con uno de los socios del Gobierno vasco, EB- también descalificó la propuesta anunciada por Ibarretxe. Argumentó que los tres partidos del Gobierno vasco condicionaron, en la firma de su coalición, la celebración de una consulta popular a la ausencia de "todo tipo de violencia". "Yo me atengo a las condiciones que ellos mismos establecieron y que me parecen convincentes", preciso el dirigente de IU.

Aunque con un tono de mayor dureza, el PP coincidió con el PSOE en el rechazo de la propuesta de Ibarretxe. Su secretario de Comunicación, Gabriel Elorriaga, dijo: " Es inadmisible que el lehendakari vuelva a hablar de propuestas de autodeterminación precisamente cuando ETA está recrudeciendo su actividad. No es posible hablar del futuro mientras una organización criminal siga coartando la libertad de los ciudadanos vascos y españoles".

Según el dirigente del PP, "esto no sólo lo entiende cualquier demócrata sino también muchas personas dentro del PNV". "Ibarretxe tiene cada vez menor autoridad en su propio Gobierno", añadió Elorriaga.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 1 de septiembre de 2007