La osa 'Franska' murió atropellada pero antes había sido tiroteada

La osa Franska, que fue soltada el año pasado en los Pirineos para favorecer la repoblación de la especie, falleció el 9 de agosto tras ser atropellada por un coche; sin embargo la autopsia ha revelado, además de alguna otra sorpresa, que el plantígrado llegó a ser tiroteado puesto que se han encontrado perdigones en su organismo. La osa había atacado en el último año a un centenar y medio de ovejas y se acercaba a las aldeas, por lo que su actitud había ocasionado la animadversión de los ganaderos de la zona pirenaica francesa.

Franska formaba parte de un grupo de cinco plantígrados procedentes de Eslovenia soltados en 2006 con el objetivo de contribuir a la repoblación de la especie, que en los Pirineos padece riesgo de extinción. El análisis posterior a la muerte ha confirmado también la tesis de quienes afirmaban que el animal era mucho mayor de lo que habían dicho las autoridades eslovenas: tenía 17 años y no siete, como aseguraron. Finalmente, fueron las heridas producidas por el atropello de dos vehículos las que acabaron con su vida, aunque el cuerpo alojaba decenas de perdigones de pequeño calibre, que revelan que fue tiroteada semanas antes.

Más información
Nacen cuatro pandas en un día

Franska llegó junto a Paluma, que murió de un disparo considerado entonces accidental.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS