Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Nerviosismo en los mercados

La banca espera reponerse del batacazo de las últimas jornadas

Se avecinan días difíciles para la gran banca europea, tras el batacazo de las últimas sesiones en los mercados. Y no sólo en los mercados. Los 15 grandes bancos europeos se dejaron entre un 3% y un 10% en Bolsa en sólo dos sesiones -jueves y viernes- como consecuencia de la tormenta financiera internacional. La crisis de las hipotecas en EE UU hizo saltar todas las alarmas, especialmente en Francia y Alemania, donde algunas entidades han quedado atrapadas con inversiones en las subprime -créditos hipotecarios de baja calidad- norteamericanas. El alemán IKB y el francés BNP son los más afectados, junto a otros grupos como AXA o el Commerzbank. Pero puede haber más víctimas.

"Muchísimas entidades europeas, la grandísima mayoría, han invertido en subprime a través de sus gestoras de fondos, aunque no sea en grandes cantidades. Y la hemorragia en Bolsa ha sido general", asegura Antonio Carballo, director de banca de la agencia Moody's. "En general, los bancos europeos están bien situados para absorber los riesgos del mercado", opina la agencia de calificación Standard & Poor's. El análisis de Moody's indica que la crisis es "manejable" para la gran banca, pese a que las entidades pequeñas y medianas, que están menos diversificadas, pueden tener más dificultades.

Todavía no hay análisis por países, pero las agencias de calificación coinciden en que los bancos españoles "están poco expuestos a la crisis". El Santander se dejó el 4,5% en Bolsa entre jueves y viernes, y el BBVA, el 5,2%. Ambos afirman que su exposición a las subprime es prácticamente nula.

La tormenta financiera planea también sobre las operaciones que están sobre la mesa. En plena puja por ABN Amro, Barclays sufrió las pérdidas más abultadas, con una caída del 9,4%, que reduce la cuantía de su oferta. Ante los rumores de que ABN -que cedió casi un 7%- podría tener problemas por inversiones en subprime, el consejero delegado de Royal Bank of Scotland aseguró que los bancos "tienen la obligación de comunicar cualquier problema, y ABN no ha realizado ninguna comunicación".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 13 de agosto de 2007