Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Italia investiga la pérdida de 100.000 maletas en el aeropuerto de Roma

El Gobierno italiano ha ordenado abrir una investigación sobre el servicio de gestión de equipajes del aeropuerto de Fiumicino, en Roma. Esta medida fue tomada después de un fin de semana de caos, el de mayor tráfico del año, en el que más de 100.000 pasajeros perdieron sus maletas. Detrás del problema se barajan dos causas: una, la vetustez de las máquinas que distribuyen las maletas, y otra, que apunta a un sabotaje.

De las miles de personas que perdieron sus maletas entre el sábado y el domingo en Fiumicino, muchos aún no la han vuelto a ver. A las innumerables quejas de los pasajeros se sumaron las palabras del presidente del Ente Nacional para la Aviación Civil (ENAC), Vito Riggio, quien en una entrevista publicada por el diario La Repubblica dijo que estaba preparando una denuncia ante el "cúmulo de cosas extrañas" que suceden en el gran aeropuerto de la capital italiana y uno de los mayores de Europa.

Según Riggio, las máquinas que transportan las maletas podrían haber sido "saboteadas" por algunos empleados para poder así "trabajar con mayor tranquilidad o acumular horas extraordinarias de trabajo". Riggio, además, arremetió contra las compañías que prestan los servicios de tierra del aeropuerto -Alitalia Airport, Esas, Avia Partner y Fligh Care Italia- por "no contratar a más empleados en verano, cuando los pasajeros y las maletas se multiplican varias veces". Según datos de la representación de las aerolíneas que operan en Italia, el número de maletas extraviadas en la última semana ascendería a 18.000, sin contar el caótico fin de semana.

Ayer, se llevó a cabo una inspección extraordinaria de ENAC con vistas a la reunión que mantendrán hoy el Ministerio de Transportes y la sociedad Aeropuertos de Roma, que gestiona los servicios en los aeropuertos de la capital. La reunión fue convocada de urgencia por el ministro de Transportes, Alessandro Bianchi, quien amenazó con revocar las concesiones de gestión de los servicios aeroportuarios. En una entrevista publicada ayer por el diario Il Messaggero, el ministro explicó que en Italia "se dan concesiones por 40 años y, sin embargo, se pide poco en cambio", y concluyó: "Tenemos que estudiar estos contratos porque en estos casos el Estado tiene que tener más poder". El ministro agregó que en la reunión de hoy se estudiarán multas para las compañías concesionarias.

Por otra parte, el aeropuerto londinense de Heathrow sufre un auténtico caos de equipajes por saturación del sistema, denunció ayer el vespertino Evening Standard. El aeropuerto ha tenido que recurrir a voluntarios reclutados entre el personal de oficinas, así como a trabajadores externos, para intentar poner un poco de orden.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 7 de agosto de 2007