Reportaje:La atención en las urgencias

Refuerzo de verano para los turistas

El ambulatorio de Aguadulce (Almería) cuenta con un médico para desplazados

Jesús Herrera, de 43 años, es vecino de Almería. Tiene una casa en Roquetas de Mar (Almería) y la tarde del viernes se dio un golpe en la rodilla derecha haciendo alguna chapuza casera. No le dio importancia. El dolor se incrementó cuando se enfrió la articulación y acabó yendo a urgencias del ambulatorio Aguadulce Sur, en Roquetas de Mar, la mañana del sábado.

Este ambulatorio, junto con el existente en el casco urbano de Roquetas de Mar, dispone de un servicio de urgencias para atender a los municipios y anejos de Enix, Felix, Cortijos de Marín, Las Marinicas, Aguadulce, Roquetas de Mar, El Parador y El Solanillo. Sólo entre octubre y mayo el centro tiene una clientela potencial de 65.000 personas llegadas de viajes del IMSERSO (Instituto de Mayores y Servicios Sociales) que van a la ciudad costera a descansar unos días.

"Necesito muletas y a lo mejor llegan cuando ya tenga la pierna bien", dice Antonio

Ahora, en pleno verano, Aguadulce Sur dispone de un médico para desplazados que pasa consulta de lunes a viernes con 40 números diarios, de manera que los residentes de la zona no vean mermada su atención por parte del médico de cabecera.

Jesús llegó al ambulatorio pasadas las 11.00 de la mañana del sábado con su dolencia en la rodilla. Cuando salió de la consulta de urgencias con la pierna vendada habían transcurrido apenas tres cuartos de hora. Este usuario se quejaba, sobre todo, de tener que estar al tanto de quién iba delante de él para que lo viera el doctor. "No te dan número y tienes que estar pendiente de quién va delante de ti, es lo único que veo de inconveniente. Me han dicho que tengo que solicitar muletas pero que igual vienen cuando tenga la pierna bien", se quejó.

La mujer de Jesús, Inma (40 años), no descartó la posibilidad de llevar a su marido, bien al centro hospitalario de Torrecárdenas, en la capital, bien al de Poniente, en El Ejido. En su opinión, el hecho de que no le practicaran una radiografía a la rodilla dolorida en el servicio de urgencias de este ambulatorio no les daba garantías suficientes.

La doctora Juana Montoya, directora del ambulatorio, explica los motivos por los que no se practican radiografías en fin de semana, así como el hecho de que no se repartan números en urgencias: "Los sábados y domingos no hay servicio de radiología y tenemos que apoyarnos con el hospital. Si él hubiera venido el viernes por la mañana se le hubiera hecho su radiografía. Todos los servicios no pueden estar funcionando las 24 horas", apunta.

"Respecto al reparto de número, en urgencias es del todo imposible: la prioridad la da la patología, no el orden de llegada", remacha la doctora.

El ambulatorio de Aguadulce Sur atendió durante la jornada del sábado y la noche del sábado al domingo un total de 145 pacientes por la vía de urgencias. De ellos, 18 fueron atendidos desde la medianoche del sábado hasta las 8.00 del domingo por los dos médicos y dos enfermeros de guardia.

Entre los diagnósticos o servicios prestados en la noche veraniega roquetera, destacan: una intoxicación etílica, solicitud de dos píldoras poscoitales, una dolencia en los ojos, una gastroenteritis, un accidentado en colisión de tráfico "muy leve" con contusión, una señora con ingesta de más de 30 barbitúricos y un bebé al que le cayó un carrito encima de la cabeza. Este último herido fue el único paciente trasladado al hospital de los que asistieron a este ambulatorio costero la noche del sábado.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción