La venta de armas a Libia desata el primer escándalo para Sarkozy

Las concesiones a Gaddafi y unas vacaciones de lujo generan polémica en Francia

El gran golpe de efecto de Nicolas Sarkozy ha acabado por convertirse en el primer problema serio para el presidente francés. Una semana después de la liberación de las enfermeras búlgaras, gestionada directamente por Cécilia Sarkozy en una sorprendente diplomacia paralela, ha salido a la luz la firma de un contrato de armas por valor de 168 millones de euros entre París y Trípoli.

El ministro de Asuntos Exteriores francés, Bernard Kouchner, siempre ha negado haber negociado contrapartidas a cambio de la liberación. El presidente francés, que ayer mismo comenzó unas polémicas vacaciones en Estados Unidos, donde ha alquilado una mansión al precio de 22.000 euros por semana, ha autorizado que el Parlamento investigue el contrato, negociado desde hace 18 meses pero firmado inmediatamente después de la liberación de las enfermeras.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS