Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Editorial:

Medios y gigantes

La adquisición del grupo de información financiera Dow Jones por parte de News Corporation, el imperio de medios de comunicación erigido por el australiano Rupert Murdoch, consolida uno de los gigantes mundiales del sector. Dow Jones es la empresa propietaria de The Wall Street Journal, un periódico que ha sabido conjugar una línea editorial conservadora -hoy neoconservadora- con un alto rigor informativo, manteniéndose como una cabecera económica de referencia. Murdoch anunció hace cuatro meses su intención de adquirir el control de Dow Jones, y sólo la disparidad de criterio en la familia Bancroft, accionista mayoritaria desde 1902, ha retrasado la operación.

El exitoso movimiento de News Corp. supone, en primer término, el triunfo de una forma de entender la información como instrumento al servicio de una ideología. La familia Bancroft no militaba en el conservadurismo y, pese a ello, no impidió que The Wall Street Journal siguiese su propia línea editorial. Falta por ver si la sobrevenida sintonía ideológica entre el periódico y el nuevo propietario afecta o no al tercer lado del triángulo, el rigor informativo, puesto que el entorno de Murdoch no oculta que una de las razones de la adquisición de Dow Jones ha sido acompañar el lanzamiento de una nueva cadena televisiva de contenido económico, Fox Business Network, el próximo 15 de octubre. La inclusión de The Wall Street Journal en el mismo grupo busca obtener, entre otras cosas, un aval de credibilidad para esta aventura televisiva.

Pero, en segundo lugar, la toma de control de Dow Jones por Rupert Murdoch, cuyo apoyo a la política del presidente Bush ha sido siempre explícito y militante, vuelve a suscitar la cuestión de la independencia de los medios de información frente a los accionistas y frente a los Gobiernos. El imperio mediático de Murdoch incluye cabeceras sensacionalistas, como The Sun, junto a periódicos de referencia, como The Times. Su criterio como propietario ha sido intervenir activamente en la línea editorial, hasta el extremo de que la negociación con la familia Bancroft sólo se ha podido cerrar tras asegurarle un lugar en el Consejo de Administración de News Corp. y la creación de una instancia que vele por la independencia de los medios que eran de su propiedad. Algunas de las grandes opciones políticas en el mundo anglosajón no se comprenden sin la posición de News Corp. y de Murdoch. La guerra de Irak fue un ejemplo, al que habría que añadir la posición británica sobre el euro o el Tratado Constitucional europeo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 2 de agosto de 2007