El fuego ataca las islas Canarias

Tenerife busca a los pirómanos

El paraje de Los Campeches registra centenares de conatos que desencadenan los grandes incendios de la isla - Zapatero visita en Canarias a políticos, pero no a los vecinos afectados

Un pequeño paraje conocido como Los Campeches, de apenas 50 hectáreas de terreno agrícola abandonado, en las cumbres de Los Realejos, es la auténtica trampa donde la mano del hombre inicia los peores incendios que cada año castigan Tenerife. El 24 de septiembre de 1983, el primer gran fuego de la isla arrasó 6.822 hectáreas en siete municipios; 24 años después, en el mismo lugar, se ha originado otra nueva catástrofe natural, con 14.870 hectáreas calcinadas de diez municipios. Los entrevistados apuntan a dos o tres personas, probablemente de la misma familia, como autores reincidentes de estos fuegos. Uno de ellos, ex agente del antiguo Instituto para la Conservación de la Naturaleza (Icona), fue detenido y liberado en varias ocasiones, según las mismas fuentes. Pero las autoridades y la policía no han sabido en todo este tiempo cómo atajar a los pirómanos.

Más información

La población más cercana a Los Campeches se conoce como Los Cabocos, siete núcleos

rurales conectados entre sí por carretera y pistas forestales, con unos cien residentes cada uno, fundamentalmente agricultores. Está a 750 metros de altitud. Sus descendientes siguen viviendo en este lugar, pero trabajan en la construcción y la hostelería y desatienden las fincas. "Antes sí había un diálogo con el monte; ahora, entre las muchas restricciones que nos pone el Cabildo y que nadie trabaja la tierra, esto parece un erial". Los vecinos consultados exigen el anonimato para seguir hablando. "En un sitio tan pequeño, hay que estarse listo", se excusa uno. Ningún cuerpo policial seguía esta pista hasta ayer.

"Una mano rara"

"Aquí hay una mano rara", afirma el alcalde de Los Realejos, Oswaldo Amaro. "Ese inconsciente conoce perfectamente la zona, siempre prende el fuego en lugares de difícil acceso y a horas intempestivas". El presidente del Cabildo Insular de Tenerife, Ricardo Melchior, reveló ayer que en este punto se han registrado, controlado y extinguido "cien conatos" intencionados, cinco el sábado y uno a pocas horas de que el último tuviera éxito. "Sabemos que, entre mayo y septiembre, el riesgo es muy alto, pero no entiendo por qué Medio Ambiente no contrata a gente desde enero", protesta el alcalde. "En un barrio así, todos nos conocemos y no creo que nadie se levante para acusar al pirómano", añadía un paisano.

"Son muy pocos los que están implicados en esto, posiblemente de la misma familia", reconoció Wladimiro Rodríguez Brito, consejero insular de Medio Ambiente: "Es una persona frustrada, que no está bien de la cabeza, de mediana edad. Ya tuvimos a varios vigilados en mayo y junio y no se produjo ni un solo fuego. Se fueron a otra zona y ahora han vuelto". "Ese tipo conoce todos los vericuetos y tiene la pinta de alguien normal, pero es muy listo y no lo atraparán jamás", añadió otro vecino. En Gran Canaria ya ha sido detenido el supuesto autor del incendio, un vigilante forestal.

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, recorrió ayer los 2.500 kilómetros desde Madrid hasta Tenerife y Gran Canaria sólo para mantener entrevistas con los responsables políticos sin consolar, ni hablar con los afectados por el fuego. A última hora, anuló la visita prevista a Tunte (Gran Canaria). El presidente de Canarias, Paulino Rivero (Coalición Canaria), reveló una llamada del Rey en la que le transmitió "la solidaridad y apoyo" a los afectados por los incendios.

El fuego en Tenerife quedó controlado al caer la tarde. Ricardo Melchior resumió que el frente de 71,15 kilómetros de perímetro encuadra 14.870 hectáreas, aunque sólo ha calcinado unas 1.500 hectáreas de las 50.000 que integran la corona forestal del Teide. Más de 100 casas se han quemado, entre ellas cuatro declaradas Bien de Interés Cultural en el caserío de Masca. Los más de 8.000 evacuados volvieron ayer a sus casas, excepto dos centenares en Buenavista del Norte y El Tanque. En Gran Canaria, Paulino Rivero confirmó que el fuego quedaba controlado desde el mediodía, con un balance de 5.200 evacuados y 20.000 hectáreas afectadas. Vecinos de Tunte, Fataga y Arteara (en San Bartolomé de Tirajana) serán los últimos en regresar a sus hogares.

Greenpeace recordó ayer que los 878 incendios detectados en las islas en los últimos 10 años han concluido con una sola sentencia condenatoria. Algo similar pasa en Galicia, donde un año después de la oleada de fuego que arrasó 94.000 hectáreas y mató a cuatro personas, sólo uno de los 194 presuntos pirómanos detenidos sigue en prisión y tres en centros psiquiátricos, según confirmó el fiscal especializado en Medio Ambiente, Álvaro García a Efe. La secretaria de Política Autonómica y Local del PP, Soraya Sáenz de Santamaría, ofreció por su parte un "pacto de Estado" para luchar contra los incendios. La diputada propuso la creación de un fondo nacional para la defensa del bosque, con una dotación de 375 millones de euros.

* Este artículo apareció en la edición impresa del miércoles, 01 de agosto de 2007.

Archivado En:

Te puede interesar

Suscripciones El PaísSuscríbete

Lo más visto en...

Top 50