Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Cirugía inteligente

El hospital La Fe presenta un quirófano de última generación valorado en 400.000 euros

Imagínese que mientras está usted tumbado en el quirófano rodeado de personal sanitario, cinco grandes pantallas de plasma retransmiten en alta definición con una resolución excepcional y un extraordinario aumento la intervención a la que está siendo sometido. Junto a las pantallas hay monitores de ordenador, cámaras y sanitarios que se dirigen a los equipos con la voz mediante micrófonos fijados en un lateral de la boca, un entorno que potencia la sensación de estar más en una sala de control de lo que podría ser una nave espacial que en un centro sanitario.

Esta es, a primera vista, la sensación que transmite el quirófano inteligente que el hospital La Fe de Valencia ha adquirido por 400.000 euros y que lleva ya varias semanas en marcha. Ayer lo presentó el consejero de Sanidad, Manuel Cervera, acompañado por el director de La Fe, Vicente Gil Suay, y el jefe de urología del hospital, Fernando Jiménez Cruz, que ya ha intervenido a sus pacientes con el nuevo equipo. "Mejora la eficiencia de las operaciones al aumentar la visión de los cirujanos", comentó ayer Jiménez Cruz. Para el cirujano, "tener una buena visión del campo quirúrgico es esencial, por lo que a mayor visión de la zona a intervenir contamos con una mayor capacidad resolutiva y el quirófano puede asumir más trabajo". El consejero de Sanidad, Manuel Cervera fue quien puso las cifras a este ahorro: "Permite reducir hasta un 20% el tiempo dedicado a cada intervención y un 25% el coste de una cirugía". De esta forma, mientras en un quirófano convencional se necesita toda una mañana para realizar una prostatectomía radical -la extirpación de la glándula prostática- con el nuevo equipo se puede practicar una intervención más en este tiempo.

El nuevo quirófano tiene aplicaciones en intervenciones de cirugía general y digestiva, ginecología (útero y ovarios), urología (extirpación de la próstata o extirpaciones renales), traumatología (laparoscopia de articulaciones de hombro y rodilla), cardíaca (válvulas cardíacas), y de neurocirugía (tumores de la hipófisis, base de cráneo y ventrículos), entre otras, tanto de cirugía endoscópica o abierta convencional.

El equipo permite también grabar las operaciones e incluirlas en la historia clínica del paciente para que las pueda consultar posteriormente cualquier especialista que las necesite. Otras de las posibilidades que ofrece son importar imágenes radiológicas, así como consultar la historia clínica del paciente durante la intervención, realizar vídeo conferencias desde la sala de operaciones o conexiones en directo con el servidor del hospital que derive las imágenes a cualquier ordenador que esté conectado a este servicio o del exterior.

El modelo instalado en el hospital valenciano es el tercero en el mundo con los mismos estándares de calidad óptica detrás de otros dos los instalados en Estados Unidos y Dinamarca. Sin embargo, no es éste el primer quirófano inteligente que entra en los centros sanitarios valencianos. El que funciona en el hospital General de Castellón suma ya dos centenares de intervenciones. Hay otro en el hospital Doctor Peset de Valencia, el primero que se puso en marcha en la Comunidad Valenciana y el tercero de sus características en España.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 11 de julio de 2007