Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La UE informará a EE UU sobre el origen étnico de los viajeros

El acuerdo al que han llegado Washington y Bruselas sobre la transferencia de datos personales de las personas que viajen a EE UU incluye la posibilidad de que bajo circunstancias excepcionales y con limitaciones, las autoridades estadounidenses conozcan el origen étnico, la raza o las tendencias sexuales y políticas de los viajeros. El texto debe recibir hoy el visto bueno de los 27 Estados de la UE en una reunión extraordinaria. En principio, sólo Francia ha mostrado reticencias.

Washington sostiene que la información personal de los viajeros que cruzan el Atlántico en avión es crucial para las investigaciones de la lucha antiterrorista enmarcada en la guerra contra el terror declarada contra Al Qaeda. Pero los europeos, preocupados por las leyes que protegen la privacidad de datos, quieren reducir al mínimo el traspaso de información.

Washington tendrá acceso a datos sobre tendencias sexuales y políticas

La Comisión Europea, el Departamento de Interior de Estados Unidos, y Alemania, país que preside este semestre la UE, han alcanzado finalmente esta semana un acuerdo, que reduce de 34 a 19 el número de datos que las aerolíneas facilitarán a las autoridades estadounidenses. Aumenta sin embargo a 15 años el periodo en que esos datos pueden permanecer guardados.

El texto introduce la categoría de "datos sensibles", sujeta a un régimen de acceso distinto, ya que los negociadores europeos lograron ciertas garantías y limitaciones para los mismos: el Departamento de Seguridad Interior de EE UU podrá solicitar esos datos cuando considere que peligra la vida de alguna persona y deberá comunicar en 48 horas a la Comisión Europea que ha tenido acceso a esa información. Washington se compromete a borrar esos datos 30 días después de que haya terminado la investigación para la que se emplearon.

El asunto de los datos sensibles ha sido el último obstáculo de las negociaciones que culminaron esta semana, según fuentes diplomáticas. Falta sólo que los Veintisiete den hoy el visto bueno al nuevo texto en una reunión extraordinaria. "Los estadounidenses no querían que se incluyera ninguna garantía porque consideran que tienen derecho a pedir la información que quieran a los que entran en su territorio", explican las mismas fuentes.

La UE ha negociado desde hace meses por alcanzar un acuerdo con EE UU sobre los datos de los viajeros, después de que en mayo del año pasado el Tribunal europeo de Justicia anulara el existente, sustituido por otro provisional que expira a finales de julio. Bruselas considera que sin un acuerdo, Estados Unidos podría pactar directamente con las aerolíneas qué datos transfiere, a falta de un acuerdo global que proteja a todos los europeos por igual.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 29 de junio de 2007