Los físicos esperan resultados en el nuevo acelerador de partículas a finales de 2008

Medio millar de físicos teóricos de todo el mundo, especialistas en la Teoría de Cuerdas, comenzaron ayer los debates en su congreso anual más importante que se celebra este año en Madrid, en la Universidad Autónoma. La Teoría de Cuerdas, "es un campo muy ambicioso porque su objetivo son las preguntas fundamentales y más difíciles: ¿Cuál es la naturaleza del espacio-tiempo? ¿Cómo empezó el universo? ¿Cómo puede acabar? ¿Qué es la materia oscura? ¿Qué es la energía oscura?", comentó el premio Nobel David Gross, uno de los participantes destacados de este congreso Strings 07.

Pese a que la Teoría de Cuerdas, con toda su riqueza y complejidad matemática, suele ser criticada en el ámbito científico por lo lejos que están sus resultados de su comprobación en experimentos, Strings07 arrancó ayer con una charla sobre el nuevo gran acelerador de partículas LHC, que entrará en funcionamiento el año que viene en el Laboratorio Europeo de Física de Partículas (CERN), junto a Ginebra.

Gigi Rolandi, físico experimental del CERN explicó en su conferencia sobre "esta fantástica máquina", cómo avanza actualmente el montaje del acelerador y los detectores y dijo que para finales de 2008 podrían haberse tomado ya suficientes datos como para hacer algún descubrimiento notorio. En el LHC los físicos esperan, por ejemplo, encontrar nuevas familias de partículas elementales, denominadas supersimétricas, que serían diferentes de las ya conocidas.

No es la Teoría de Cuerdas el único enfoque de la física que cuenta con la posibilidad de que exista supersimetría, pero, destacaron los expertos en la conferencia de Madrid, el descubrimiento supondría un fuerte impulso para este campo. "Hace tiempo que esperamos resultados experimentales que nos ayuden a responder a las preguntas que nos hacemos", reconoció Gross.

El congreso, organizado por el Instituto de Física Teórica UAM-CSIC, reune aproximadamente a la mitad de los físicos teóricos que se dedican en el mundo a cuerdas, según señaló Gross. Su creciente poder de convocatoria cada año, desde las primeras reuniones a finales de los ochenta, es un buen indicador de la vitalidad de esta especialidad científica. También señaló la particularidad de que no sea una gran institución la responsable de la cita anual, como en otras ramas de la ciencia, "sino pequeños y entusiastas grupos de físicos en uno u otro país, que cada año son los anfitriones de sus colegas intencionales". Jóvenes y no tan jóvenes abarrotaron ayer la sala de la conferencia en la UAM, con presencia significativa, aunque minoritaria, de mujeres científicas.

Las sesiones de Strings 06 se desarrollarán hasta el próximo viernes y culminarán con unas charlas de divulgación científica el sábado [información en internet: http://gesalerico.ft.uam.es/strings07/] .

Casi todos los asistentes ayer a las muy técnicas charlas eran expertos en cuerdas, pero no todos, como Cayetano López, catedrático de Física Teórica de la UAM. "La idea inicial de que las partículas elementales sean realidades extensas [cuerdas] me parece extremadamente interesante", comentaba López "porque, en principio, soluciona el problema de las singularidades que surgen en la teoria normal (la teoría cuántica de campos), en la que las partículas elementales son puntos e interaccionan puntualmente". Sin embargo, señaló, "el desarrollo de esa idea original es una complejidad tal que probablemente se pierda un poco el encanto inicial".

* Este artículo apareció en la edición impresa del lunes, 25 de junio de 2007.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50