Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Merkel intenta persuadir a Polonia para que acepte el nuevo reparto de poder en la UE

Varsovia expresa su malestar porque sus propuestas no se "toman en serio" en la negociación

La búsqueda de un acuerdo entre Alemania y Polonia para la reforma del Tratado Europeo requerirá previamente una verdadera reconciliación entre ambos países, que mantienen todavía muchas heridas abiertas a pesar de haber transcurrido ya más de 60 años del final de la II Guerra Mundial. La canciller alemana, Angela Merkel, presidente de turno de la Unión, y del país más beneficiado con la reforma de la UE, intentó persuadir ayer al presidente polaco Lech Kaczynski, el país que pierde más posiciones respecto al Tratado de Niza.

Polonia se perfila como el escollo más serio para un acuerdo en un debate donde las desconfianzas son recíprocas. Los polacos recuerdan las cuatro invasiones que han sufrido en 150 años mientras que muchos alemanes expulsados reivindican sus tierras abandonadas en la actual Polonia en territorios alemanes antes de la guerra. Los dirigentes polacos se consideran especialmente molestos porque ni siquiera han tenido ocasión de explicar el contenido de su propuesta para tomar acuerdos por mayoría cualificada en el Consejo.

El Gobierno de Varsovia propone que el peso de cada país en el Consejo para tomar decisiones debe ser proporcional a la raíz cuadrada de su población. La propuesta rebaja sobre todo el poder de los países más poblados, especialmente a Alemania, y beneficia a medianos y pequeños. La fórmula polaca fue promovida en junio de 2004 por un grupo de matemáticos que la presentó como la solución más sencilla para respetar el principio democrático. Suecia la hizo suya y la propuso entonces formalmente.

El modelo de representación para las votaciones no figuraba tampoco entre los seis puntos en el documento que la presidencia alemana presentó el pasado 14 y que consideraba que eran los aspectos que había que seguir discutiendo.

La ministra de Asuntos Exteriores de Polonia, Anna Fotyga, comentó la sensación de malestar de su país porque "no se les tomaba en serio", en el encuentro con la delegación diplomática española encabezada por el Ministro Miguel Ángel Moratinos.

La propuesta del Tratado, en la que están de acuerdo todos los países, excepto Polonia y República Checa, establece que los acuerdos por mayoría cualificada se adoptan por el 55% de los Estados y el 65% de los votos. Una posible mejora para Polonia sería elevar el porcentaje de la población a los dos tercios (66,6%) una petición que el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero ya había planteado en 2004. Otras medidas compensatorias serían aumentar la representación de Polonia en el Parlamento Europeo y garantizar la solidaridad europea en el campo de la seguridad energética.

España está de acuerdo con la propuesta de la presidencia alemana, pero con cualquier modificación que intentara satisfacer a los polacos "sólo podríamos ganar", recordó ayer Alberto Navarro, secretario de Estado para las Relaciones con Europa.

Merkel, sin embargo, sigue dando por cerrado el asunto de los votos. En los demás asuntos, fuentes conocedoras de las negociaciones aseguran que Alemania estima en lograr más de un 80% de los contenidos de la Constitución.

Antes de su encuentro con Lech Kaczynski, la canciller hizo un llamamiento "a la disposición de compromiso por parte de todos", par que el nuevo tratado "pueda ser aprobado". Merkel expresó su confianza en que la próxima cumbre pueda "sentar las bases para obtener un nuevo Tratado que permita a Europa recuperar su capacidad de actuar".

Mientras tanto, Portugal ha cerrado filas de cara a la presidencia europea que emprende el 1 de julio. El presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durão Barroso, asistió como invitado al Consejo de Estado convocado en Lisboa por el presidente de la República, Aníbal Cavaco Silva, en presencia de, entre otros, el primer ministro, José Sócrates. Todos asumieron con convicción la "responsabilidad" de ayudar a buscar el acuerdo de los 27 sobre el nuevo tratado europeo.

FECHAS CLAVE

Domingo 17 y lunes 18. Reuniones convocadas

en Luxemburgo de los ministros de Exteriores

Martes 19. Encuentro en Londres entre Nicolas Sarkozy, Tony Blair y Gordon Brown

Miércoles 20. Reuniones bilaterales sobre el nuevo documento

Jueves 21 y viernes 22. Cumbre de jefes de Estado y de Gobierno para aprobar el Tratado

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 17 de junio de 2007

Más información