Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

12.800 palabras en 71 artículos

Un 'grupo de sabios' integrado por 16 juristas y políticos propone un texto que salva la sustancia de la Constitución europea

La sustancia de la Constitución europea puede salvarse si prospera el texto de un nuevo tratado elaborado por el Comité de Acción para la Democracia (CADE) integrado por 16 destacados juristas y políticos. Se trata de un texto mucho más breve que sólo consta de 71 artículos, con un total de 12.800 palabras, frente a una Constitución de 448 artículos con 63.000 palabras. El grupo de sabios, en el que están representadas todas las sensibilidades políticas de la UE, se ha fijado como objetivo "encontrar el necesario equilibrio" entre los 18 Estados miembros que ratificaron la Constitución y los nueve que no lo han hecho.

El texto constituirá una referencia decisiva para la propuesta que preparan los juristas de la canciller Ángela Merkel. Sus autores han mantenido un encuentro con los sherpas alemanes Reinhard Silberberg y Uwe Corsepius, que están llevando las negociaciones con sus homólogos de los otros Estados.

El documento recoge las innovaciones sustanciales de la Constitución: más de 40 materias se podrán aprobar por mayoría cualificada, en lugar de la unanimidad (libertades, derecho penal, relaciones internacionales); definición de la mayoría cualificada en un 55% de miembros que comprendan al menos 15 Estados y representen el 65% de la población; la minoría de bloqueo exigirá al menos cuatro Estados; reconocimiento de la personalidad jurídica de la UE para concertar acuerdos políticos internacionales; mantenimiento de la Carta de Derechos Fundamentales a través de una cláusula vinculante que le dará fuerza jurídica; inclusión de los valores de la Unión; nombramiento de un presidente del Consejo por dos años y medio; creación de un ministro de Exteriores de la UE y supremacía del derecho comunitario sobre el de los Estados miembros.

En esencia, lo único que se excluye es la palabra constitución y los símbolos de la UE (bandera, himno y divisa). Entre los miembros del CADE figuran Giuliano Amato, ex presidente de Italia; Michel Barnier, ex comisario y ex ministro de Exteriores de Francia; Jean-Luc Dehaene, ex primer ministro belga; Margot Wallstrom, vicepresidenta de la Comisión; Danuta Hübner, comisaria de Política Regional; Wim Kok, ex primer ministro de Holanda; Paavo Lipponen, ex primer ministro de Finlandia; Íñigo Méndez de Vigo, eurodiputado y ex presidente del grupo del Parlamento Europeo en la Convención; Chris Patten, ex comisario de Exteriores de la UE; Costas Simitis, ex primer ministro griego, y Antonio Vitorino, ex comisario de Justicia e Interior.

A diferencia de la Constitución, que derogaba los 17 tratados anteriores, la propuesta del CADE supone una doble reforma. Por una parte, se crea un nuevo tratado de 71 artículos que sustituye al actual Tratado de la UE, aprobado en Maastricht, y posteriormente modificado por los Tratados de Amsterdam y Niza. Y por otra parte, se enmienda el Tratado de la Comunidad Europea, que tiene su origen en el Tratado de Roma de 1957 y que también ha sido modificado por los citados tratados. La adaptación del Tratado de la Comunidad Europea se efectuaría a su vez a través de dos protocolos: el de Funcionamiento de la Unión y sobre Desarrollo de las Políticas de la Unión para abordar los desafíos del siglo XXI. Este último incluiría las políticas para afrontar la globalización.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 10 de junio de 2007