Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Carlyle compra la sede de Telefónica en Barcelona por 240 millones

La actual sede de Telefónica en Barcelona, ubicada en la avenida de Roma de esta ciudad, protagonizará la mayor operación inmobiliaria del año en la capital catalana, cuando su propiedad pase a manos de la firma de capital riesgo Carlyle. Esta última sociedad confirmó ayer la existencia de un acuerdo con la operadora de telecomunicaciones en virtud del cual Carlyle compra la sede a Telefónica e, inmediatamente después, se la cede en alquiler durante un tiempo (sale & lease back, en la jerga del sector). Según la agencia Efe, el precio de la operación asciende a 220 millones de euros. Sin embargo, otras fuentes aseguraron que el precio de la transacción es superior, más cercana a los 240 millones.

Carlyle, que en España dirige Pedro de Esteban y que gestiona 58.500 millones de euros en el mundo a través de 48 fondos, desembarca con esta operación en Barcelona capital, tras otras tres operaciones inmobiliarias previas en España. Tiene previsto rehabilitar el edificio y construir en él cerca de 370 pisos. El edificio tiene un total de 42.000 metros cuadrados de techo. Pero parte del espacio (4.000 metros cuadrados) tendrá usos comerciales y contará además con un aparcamiento subterráneo.

Telefónica permanecerá cerca de tres años en su actual sede, en el mencionado régimen de alquiler, porque es el tiempo que considera necesario hasta que pueda tener lista su nueva sede en la capital catalana. La operadora que preside César Alierta reagrupará a todos los trabajadores de la compañía esparcidos por distintos emplazamientos, un total de 1.500 personas, en una torre de 110 metros de altura y 24 plantas, de cristal y acero blanco, que se levantará en la zona Fórum de la ciudad, junto al mar. El diseño del proyecto corresponde al arquitecto Enric Massip.

Torre Diagonal 00

Esta nueva sede, que se llamará Diagonal 00, costará cerca de 70 millones de euros. El dinero lo desembolsará el Consorcio de la Zona Franca de Barcelona (CZFB), tanto por comprarle al Ayuntamiento de la ciudad el derecho de uso del solar por 55 años como por la construcción del edificio en sí mismo. Telefónica, que en Cataluña tiene como director general al ex presidente de Terra Kim Faura, estará de alquiler en la emblemática torre durante 50 años.

El asesoramiento de la operación de la sede actual de la empresa protagonizada por Carlyle -a través de su fondo inmobiliario CEREP II, que se levantó en 2005 y gestiona 763 millones de euros- corresponde a la firma Aguirre Newman.

La última gran operación inmobiliaria por un solo activo en Barcelona había sido el cambio de dueños del emblemático hotel Arts, uno de los principales rascacielos de la ciudad y símbolo de la etapa olímpica. El Arts fue comprado por 417 millones de euros el verano del año pasado por los fondos holandeses Host Hotel & Resorts y ABP Investments y por una sociedad inversora vinculada al Gobierno de Singapur.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 4 de junio de 2007