Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una mujer, asesinada por su pareja tras haberle sido denegada la protección

Ella le había denunciado en varias ocasiones por malos tratos, incluso había pedido protección, pero seguían conviviendo. Una mujer de 35 años falleció ayer en el portal de su casa, en el barrio de Sansomendi-Lakua, en Vitoria, como consecuencia de las heridas de arma blanca causadas presuntamente por su compañero sentimental, de 42 años. La víctima había solicitado medidas de protección el pasado mes de diciembre, que fueron denegadas por el juzgado, según informó la Ertzaintza. Su muerte eleva a 33 la cifra de mujeres asesinadas en lo que va de año por sus parejas o ex parejas.

La mujer fue agredida sobre las 13.30 horas. A esa hora un vecino de la víctima la encontró tendida en el suelo del portal en medio de un charco de sangre. Los sanitarios que se desplazaron para atenderla sólo pudieron certificar que había muerto por varias lesiones causadas con arma blanca. La policía inició entonces la búsqueda del compañero de la fallecida, que finalmente se presentó sobre las 15.00 horas en una comisaría de la Ertzaintza. El hombre fue detenido acusado de un delito de homicidio.

La policía localizó en el lugar de los hechos el cuchillo con el que, presuntamente, se perpetró la agresión contra la mujer. A pesar de que ésta había denunciado reiteradamente a su compañero por malos tratos, no había dejado de convivir con él.

La asociación de defensa de los derechos de la mujer Clara Campoamor anunció ayer su intención de personarse como acusación particular en esta última muerte por violencia de género. En palabras de su presidenta, Blanca Estrella Ruiz, la muerte de la agredida en Vitoria es "un error mortal" en la protección de las mujeres que viven bajo la amenaza de la violencia de género.

Ruiz criticó la forma en la que se está aplicando la Ley integral contra la Violencia de Género que, en su opinión, tenía que haber disminuido el número de mujeres asesinadas. "No está funcionando porque las instituciones y los elementos que tienen que poner en funcionamiento la ley no están a la altura de las circunstancias", dijo Ruiz. "Con esta ley integral, la mujer que denuncia no puede morir", añadió, "y si están muriendo es porque esta ley, quien tiene que desarrollarla, quien la tiene que cumplir, quien la tiene que ejecutar -como puede ser la Policía, la Justicia o los servicios sociales- no lo están haciendo adecuadamente. Las instituciones que tienen parte activa en la prevención de la muerte no están a la altura de las circunstancias".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 3 de junio de 2007